MUSITU-BARRANCO DE IGOROIN

 17 de febrero de 2.023

La Brujita nos concede el privilegio de disfrutar de una jornada impagable, casi primaveral, para “sumergirnos” en el hábitat de las Tierras Altas de Araba. El reloj marca las ocho cuando los sesenta incondicionales “Biziondotarrak”, completamos el autobús que, desde Durangaldea, nos lleva a Musitu (Concejo de Arraia-Maeztu). Con solo echar un vistazo, evidenciamos, en la solidez de sus edificios, (La Iglesia de San Martín, casa cural, y caseríos)la decadencia de un pasado recio, de trasiego, a merced del paso del tiempo. (Ref. pág. Ayuntamiento Arraia-Maeztu. En la E. Media fue rico e importante, por su situación estratégica, de paso, a la Llanada Alavesa) (Ref. Según los datos publicados por el INE a 1 de enero de 2022 el número de habitantes en Musitu era de 9, 2 habitantes más que el en el año 2021.)

Nuestra ruta circular, Musitu-Barranco de Igoroin, cuenta con 17 kilómetros, para disfrutarlos, paso a paso, en esta extraordinaria mañana de viernes. Salimos de Musitu, por la calle San Martín, siguiendo las indicaciones de un “lugareño”, (¡Insólito!), que desde la ventana de su baserri nos indica, satisfecho, el sendero correcto.

 Con el barranco de Igoroin como escenario, continuamos las directrices del río que, desde tiempo inmemorial, interactúa sobre el terreno, “taladrando”, gota a gota, el estrecho sendero que hoy pisan nuestros pies. A medida que ascendemos, el paisaje abrupto se intensifica en la interacción de río, barranco y vegetación. (Declarada Reserva Forestal por la Diputación Foral de Álava.) (Ref. URA agencia vasca del agua: quejigos, hayas, serbales, fresnos, avellanos y un bosque de ribera que envuelve al río. ACER OPALUS: el Arce la especie más abundante de estecortejo). Por el lado derecho del río Igoroin, barruntamos el golpeteo de la cascada contra la rocas, formando pequeños remansos, (Ref. Lao Tse, filósofo, civilización china, S.V a. C. (….  al igual que una gota de agua sobre una roca, lo que es fluido y blando terminavenciendo a lo que es rígido y duro.) Cerca, los restos de un molino que, por su hechura, reseña la significación de este poblado. No muy lejos del lugar, como estandarte, la pared de una antigua iglesia que se resiste al olvido. El valor etnográfico de este impresionante desfiladero, verifica el consabido tópico: “la cima no es lo más importante, es el camino que te lleva a ella”; dicho de otro modo, (Ref. Mikel, asesor de senderismo de Biziondo: “Nosotros nohacemosmontaña, nosotros vamos a la montaña”). Salimos del barranco de Igoroin y continuamos por una carretera que confluye en el Concejo de Erroeta-Onraita, situada sobre las laderas de los Montes de Iturrieta y considerada como la villa emplazada a mayor altura de Araba occidental de las Sierras de Entzia y Urbasa. Cerca de la iglesia parroquial, seguimos por una pista extensa, a tramos boscosa; poco después, alcanzamos la zona alta por una sinuosa ladera, vadeándola, para contemplar, desde el “mirador,” la Llanada Alavesa que, con sus tonalidades contrastadas, anuncia la inminente transición del invierno a la primavera. Con el sol de frente, regresamos a Musitu, volviendo sobre nuestros pasos, con relajo, fijando en la memoria los paisajes recreados.

Cumplido el recorrido, nos cambiamos las botas para subir al autobús que nos traslada al restaurante Izki de Maeztu. Rematamos la jornada con un día pleno de senderismo, con buena comida, buena sobremesa y, sobre todo, buena convivencia. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s