Bizibiltariak

Camino Ignaciano, 5ª etapa (San Vicente de Arana – Cabredo)

10 julio 2019

De nuevo toca madrugar. De Durango se sale a las 6:45  pero con estas temperaturas y
ya de día parece que cuesta menos. Se sigue recogiendo gente por el recorrido habitual,
pero hoy los últimos andarines suben al bus en Maeztu, ya cerca del inicio en San Vicente de Arana. Nos sacamos la foto del grupo en la escalinata de la Iglesia y comenzamos la etapa con un ligero desconocimiento en su inicio.

Salimos del pueblo por pista con suave ascenso por terreno refrescado por las últimas
lluvias y protegidos por los robles y encinas de un madrugador sol. Una mañana muy
agradable para andar, las subidas se tornan en bajadas y la pista algo mas pedregosa.
Entre los pocos claros que nos deja el arbolado, podemos vislumbrar los peñascos de Izki. Llegando a Orbispo va apareciendo el cereal, campos dorados en un terreno llano que nos acompañarán junto con la ausencia de sombras hasta Santa Cruz de Campezo. En su plaza, alrededor de la fuente, disfrutamos del bocadillo y salimos del pueblo. Pronto retorna el bosque y por una suave pista que sube y baja sin mucha dificultad se dejan ver los madroños y entre los claros, jalonados por las mieses, vemos la Sierra de Cantabria, la que en la próxima etapa atacaremos.
Nos vamos acercando a Genevilla, donde en sus numerosas fuentes nos podemos
refrescar para seguir por entre los diferentes cereales hasta Cabredo. En el pilón de la
fuente refrescamos los pies, nos vamos cambiando para subir al bus que nos acerca
hasta Maeztu, unos potes refrescan nuestros gaznates, pasando al comedor, donde
relajamos nuestros estómagos. Después de la comida, zorionak a los cumpleañeros y
después a rompernos las gargantas con medio cancionero y a capela. Al atardecer, vuelta
para casa, precioso día.

Recorrido: 18,500 Km.                                                                                                              Tiempo: 4,10 h.
Ascenso: 283 m.
Descenso: 411 m.
Cota max,: 814 m.
Cota min,: 547 m.
Participantes 52, 13 mujeres y 39 hombres.

 

Camino Ignaciano: 4ª etapa San Román – San Vicente de Arana (12/06/2019)

Arrancamos en San Millán con un día soleado , más bien entre nubes y claros o como se dice en euskera aldapa gora. Comenzamos con un fuerte ascenso, el camino es una pista  de piedra y arena lo que nos facilita el cometido tomándonoslo con cierta tranquilidad y tipi-tapa, vamos remontando el pronunciado desnivel.

Al poco, habrá que abandonarlo para continuar en suave ascenso hacia la Sierra de Entzia, la  pista se estrecha y está muy embarrada por el paso de ganado por lo que tenemos que remontar de uno en uno. Ya llegados al promontorio nos topamos con un precioso y antiguo hayedo y unas vistas preciosas.  Es el comienzo de la Sakana Navarra,  esto es, desde Agurain hasta Alsasua y divisando en el fondo la majestuosidad que va desde el Gorbeia hasta el Aratz pasando por el Anboto y el Aitzgorri. Alcanzamos la puerta de entrada de la Parzonería de Entzia: el puerto de San Román.

Un alto en el camino para reponer fuerzas y nos dirigimos hacia la otra vertiente donde al rato la divisamos al descender;  poco a poco las hayas desaparecen anunciándonos la llegada a los rasos de Zezama, lugar donde el ganado pasta a sus anchas. Por caminos que se desdibujan a tramos, continuaremos en dirección Sur y habremos de cruzar las carreteras de Entzia e Iturrieta y toparnos con la vista de de los pueblos que vamos a atravesar, pero hete aquí que corre el rumor de que faltan compañeros y efectivamente se han quedado rezagados (despiste en un cruce).

Una vez en el Valle y discurriendo por camino de parcelaria, la ermita de Santa María de Ullíbarri Arana nos dará la bienvenida, continuamos la marcha y pasamos por  pequeños pueblos pero por eso, no menos bonitos de Uribarri – Alda y como meta San Vicente.

Mientras unos compañeros se cambian de ropa, otros con el bus vamos en busca de los rezagados, hasta Alda y aprovechamos para sellar las credenciales. Una vez recogidos a todos nos dirigimos a Maeztu para dar cuenta de un buen menú y una sobremesa agradable contando y cantando  melodías.

  • Recorrido: 21,71 km.
  • Tiempo: 4,59 h.
  • Ascenso: 607 m.
  • Descenso: 470 m.
  • Cota max.: 1097 m.
  • Cota min.: 596 m.
  • Participantes: 52, 12 mujeres y 40 hombres.

Acceso a las fotos

Montes bocineros. De Murua al Gorbea

29 de mayo de 2019 

 Siguiendo con los Montes Bocineros, hoy subimos al Gorbeia, para lo que nos desplazamos a Murua, en sus faldas en la zona Alavesa. Esta montaña hace muga con Bizkaia y Araba, siendo la mas alta de los dos territorios y tal vez la mas emblemática.

Comenzamos nuestro recorrido con un día lluvioso por lo que nos pertrechamos bien con chubasqueros y paraguas, pero la temperatura es muy buena para nuestro cometido, inicialmente por una carretera en bastante mal estado que nos lleva hasta la antigua cantera, hoy un parque recreativo. Nos hacemos la foto de grupo para iniciar el camino real, comenzando con un creciente ascenso entre robles y hayedos; la vegetación es exuberante, lo que unido a lo cerrado del día nos impide ver el horizonte.

Con una subida del 13% nos vamos acercando a la cima Bañadero donde junto a la chabola hacemos un alto para reponer fuerzas. La lluvia va desapareciendo y ha llegado la niebla por lo que acentuamos la necesidad de ir en un grupo compacto hasta la cima, una hora mas y nos topamos con la esbelta cruz escondida entre la niebla. El frío viento no nos deja disfrutar mucho del momento, una foto y pitando para abajo, aunque siempre es emocionante esta cima y no digamos para los de la primera vez.

Bajando el primer kilómetro el viento va desapareciendo, la pendiente se suaviza hacia un 9% y podemos ver a lo lejos la Llanada Alavesa. La vegetación casi ausente de la cima se va tornando a los grandes arboles y floridos arbustos y en alegre conversación y con la alegría del sol nos acercamos a Zárate, pequeña localidad a los pies de la montaña. Nos espera el bus, nos cambiamos y nos trasladamos al restaurante ya conocido en Ullíbarri-Gamboa. Explendida comida que hoy calificamos como notable, no faltaron los cánticos amenizados por nuestro guitarrista. Misión cumplida.

  • Recorrido: 18,48 km.
  • Tiempo: 5,05 h.
  • Ascenso: 929 m.
  • Descenso: 835 m.
  • Cota max.: 1482 m.
  • Cota min.: 619 m.
  • Participantes: 44, 13 mujeres y 31 hombres.

Acceso a las fotos

Comillas-Cueva del Soplao-San Vicente de la Barquera

15 y 16 mayo 2019

Excursión de dos días por tierras cántabras para visitar los municipios de Comillas y San Vicente de la Barquera.

Tiempo espléndido a la llegada a Comillas, villa declarada Conjunto Histórico Artístico y conocida con el apelativo de la “Villa de los Arzobispos”. Llena de excelentes muestras de arquitectura modernista nos permitió de acuerdo con lo programado disfrutar de todo su patrimonio,el palacio de Sobrellano, el Capricho de Gaudí, el monumento al Marqués de Comillas y muy especialmente la visita guiada por la Universidad Pontificia.

Al día siguiente visita a las Cuevas del Soplao, consideradas una de las grandes maravillas de la geología en las que pudimos deleitarnos de la espectacularidad, abundancia y diversidad de sus formaciones excéntricas.

De aquí rumbo a San Vicente de la Barquera, villa marinera por excelencia, con privilegiadas playas y un casco histórico lleno de encanto. Comida y a media tarde regreso a casa.

Participaron en la excursión 36 personas.

Camino Ignaciano  3ª etapa: Arantzazu – San Román

15 de mayo de 2019 

 Retomamos “El Camino” tras la parada de la Semana Santa y otras vicisitudes. La gente está con ilusión y deseando ponerse en marcha, llegamos a la explanada de Arantzazu y tras la foto ante el Santuario, comenzamos nuestro recorrido en una esplendida mañana, un poco fresca, 10º C, pero el día promete que va a ser caluroso.

Ya desde su inicio comenzamos de forma ascendente y poco a poco vamos dejando los últimos edificios; mientra ganamos altura, entre hayedos y con el trino de los pajarillos entre sus ramas animándonos en estos repechos, la visibilidad se va ampliando mostrándonos un paisaje espectacular, en continua ascensión, vamos llegando a Urbia, donde hacemos una parada técnica para unificar el grupo.

Estamos en medio del Parke Natural de Aiskorri-Araz, rodeados de montañas y una alfombra a nuestros pies. El ganado se pasea disfrutando de la renovada hierba primaveral y nosotros disfrutamos de su presencia. Nos vamos deslizando, ya con mucha mas suavidad aunque con ligeros altibajos, entre bordas pastoriles. Como hemos madrugado, se va haciendo hora de reponer fuerzas y sentados en la campa engullimos nuestras pertenencias calmando nuestros estómagos.

El resto del camino es prácticamente bajada entre campas, luego por pistas, algún tramo con asfalto en bastante mal estado y poco a poco nos acercamos a Araia. Allí nos refrescamos, sellamos la credenciales y continuamos nuestro recorrido, ahora ya con un sol de justicia, entre las danzantes y verdes mieses llegamos a San Román. Se nos ha hecho un poco largo el camino por lo que no tenemos tiempo para nuestro agradable poteo, teniendo que pasar directamente al comedor. La comida hoy muy deficiente, pero los ánimos muy altos con nuestros cánticos finales.

  • Recorrido: 22,48 km.
  • Tiempo: 5 h 59 min.
  • Ascenso: 754 m.
  • Descenso: 870 m.
  • Cota max.: 1225 m.
  • Cota min.: 578 m.
  • Participantes: 60 (21 mujeres y 39 hombres)

Acceso al albun de fotos

Camino Ignaciano 2ª etapa: Legazpi – Arantzazu

3 de abril de 2019 

 Nos acercamos a Legazpi por la nueva autopista recién inaugurada, reduciendo el tiempo de llegada. Después de un invierno primaveral, hoy tenemos una primavera invernal que nos hace echar mano de los paraguas y chubasqueros, un tanto olvidados. Callejeando llegamos a la plaza, donde ante el consistorio nos hacemos la foto de grupo.

Salimos del pueblo para adentrarnos en el área recreativa y ferrería de Mirandaola. Sobrepasamos el pintoresco barrio de Telleriarte, donde se encuentra el Ecomuseo del Pastoreo en el caserío Erreizabal y la ferrería de Elorregi y llegamos a Brinkola, donde esperamos a los que se han quedado sellando las credenciales, son buenos andarines y en un momento reanudamos la marcha, mientras la lluvia va cesando.

Poco a poco el recorrido se va haciendo exigente. Atravesamos la presa del embalse y el paisaje nos da los primeros atisbos de que nos sumergimos en el Parque Natural de Aizkorri-Aratz. Pronto aumenta la pendiente y tras rebasar las txabolas de Jarondo, pasamos junto a varias hayas trasmochas. Deja de llover y en un alto para la reunificación nos deshacemos de chubasqueros y algo de ropa. La primera “herradura” nos acerca a las antiguas minas de Katabera, ya acompañados por la nieve, sólo nos queda un último tirón para alcanzar el collado de Biozkornia y disfrutar de la blanca panorámica.

Comemos algo pero no podemos parar mucho, el tiempo cambia muy rápido y nos quedamos fríos por lo que iniciamos la bajada. Una ligera parada junto al  curioso refugio de uralita de Eskista y seguimos entre pistas por una zona muy embarrada, llevándonos algún resbalón. Luego nos encaminamos hacia la majada de Duru y pronto llegamos al santuario de Arantzazu por un camino accesible adaptado para su uso por personas discapacitadas, ya con un sol precioso que ilumina el impresionante paisaje del que podemos disfrutar.

Nos cambiamos, el consabido poteo y a comer; algunos hasta reventar, tras el concierto de guitarras y animadas canciones, volvemos a casa con un sabor excelente de este día.

  • Recorrido: 18,15 km.
  • Tiempo: 5,10 h.
  • Ascenso: 905 m.
  • Descenso: 622 m.
  • Cota max.: 1191 m.
  • Cota min.: 407 m.
  • Participantes: 58, 12 mujeres y 46 hombres.

Acceso al albun de fotos

Vía Verde Plazaola: Leitza – Andoain

20 de marzo de 2019 

 De nuevo un precioso día para disfrutar que promete desde la mañana. El viaje hasta Leitza es largo por lo que todavía de noche estamos recogiendo a los participantes de esta nueva etapa. Por la autopista podemos disfrutar de las impresionantes vistas desde los numerosos puentes por los que pasamos y al fondo muestras de las últimas nevadas.

Ya en el autobús se nos comenta que la etapa de hoy es muy larga aunque fácil y cuesta abajo por lo que hay que moverse un poco. Llegamos a Leitza y rápidamente nos ponemos en movimiento, tras una pequeña parada junto a la vieja estación para sacar la foto de grupo y de nuevo en marcha. Sin duda, el recorrido ha sido con la media mas alta, preocupados por estar a tiempo para la comida.

Pasamos los primeros túneles con goteras sobre nuestras cabezas y linternas en nuestras manos, a la salida la montaña cortada, salpicada con puentes para salvar los desniveles. Los primeros kilómetros discurren paralelos a la carretera NA 170, pero pronto nos pegamos al rio Leitzaran disfrutando de su cantar. Son muchos los kilómetros que vamos serpenteando juntos, con su exuberante vegetación y su fauna avícola trinando a nuestro paso, las edificaciones casi se reducen a pequeñas centrales hidroeléctricas.

A las 11 horas hemos recorrido 14 km. y hacemos un alto en el camino para reponer fuerzas, el tiempo es inmejorable para nuestro quehacer, el sol nos acompaña en una mañana fresquita, los espacios son cada vez mas grades y la visión del entorno mucho mas amplia, seguimos disfrutando del cantarín río, de sus meandros y cascadas mientras nos acercamos a Andoain. Pasamos por barrios como Matxinbarrena, Otieta, Gaztelutxo, Mokollo y entramos en la ciudad, que tenemos que atravesar para llegar hasta el bus,  nos cambiamos  y camino a la sidreria. Repetimos local, comida variada y de calidad, después cantamos los zorionak y a la discoteca, a quemar las energías que nos quedan. Al atardecer, ya de vuelta en el bus, con nuevos y animados cánticos.

Recorrido: 26,15 km.

  • Tiempo: 5,15 h.
  • Ascenso: 50 m.
  • Descenso: 480 m.
  • Cota max.: 486 m.
  • Cota min.: 44 m.
  • Participantes: 62 (14 mujeres y 48 hombres)

Acceso al albun de fotos

Vía Verde Plazaola: Lekunberri – Leitza

6 de marzo de 2019

La primavera adelantada nos está deleitando con unos preciosos días; para hoy las previsiones eran de lluvia, que por otra parte es necesaria, pero para andar, lo mejorcito es lo de hoy, mañana fresquita ligeramente nublada. El madrugón ha sido bueno, el inicio estaba a hora y media y antes había que recoger a la gente por los pueblos. Antes de las nueve ya estábamos en marcha en el precioso valle de Leitzaran.

Tras la foto junto a la antigua estación de Lekunberri, comenzamos la ruta de La Vía Verde Plazaola. Se inicia el suave ascenso hacia la estación de Uitzi. En el camino, sumergidos en una infinita foresta, atravesamos los tres primeros túneles de los 39 con los que cuenta la ruta. Al salir del primer túnel hay un desvío provocado por la autovía A-15, hay un paso inferior y  tras remontar una dura y corta rampa se vuelve al itinerario original. Nos vamos desplazando entre el encajonamiento de los cortes de colinas y  tramos abiertos donde podemos admirar el paisaje del valle con sus caminos y ríos serpenteantes.

Llegamos al gran túnel del antiguo ferrocarril, de 2,7km, que durante muchos años fue el más largo de la Península. Es transitable en toda su longitud pues está acondicionado e iluminado (sistema de sensores) desde primavera de 2011. En cualquier caso llevamos frontales ya que los túneles pequeños no están iluminados. A su salida hicimos una parada para el avituallamiento y reunificación del enorme y animoso grupo.

Continuamos el camino y no tardamos en visionar la campa-museo que tiene el harrijasotzaile Inasio Perurena. Luego mas túneles, mas espacio abiertos y a nuestra izquierda visionamos Leitza  pero para su acceso aún nos queda un ligero recorrido. Saliendo de los últimos túneles parece que cae alguna chispita sin importancia, hasta que llegamos a la estación. En su cercanía, un montón de troncos preparados para los aizkolaris, donde nos hacemos una nueva foto y damos por concluida la etapa.

Nos acercamos al bus para cambiarnos, aunque hoy poco hemos sudado ya que el terreno ha sido prácticamente llano y corto el recorrido. Aprovechamos para acercarnos al pueblo y hacer una visita en torno al casco urbano de Leitza. Un precioso pueblo de casonas de piedras y ornamentos florales. Ha comenzado a llover por lo que la visita se reduce y prácticamente todos terminamos en el bar, un traguito y al bus que nos desplaza hasta la sidreria donde comemos opíparamente. Cantamos los zorionak y a la discoteca. Hay que ver como se mueve la juventud, aquí sí que sudamos. Al atardecer, de vuelta en el bus, con nuevos y animados cánticos.

  • Recorrido: 15,95 km.
  • Tiempo: 3,50 h.
  • Ascenso: 360 m.
  • Descenso: 440 m.
  • Cota max.: 676 m.
  • Cota min.: 480 m.
  • Participantes: 71( 23 mujeres y 48 hombres)

Acceso al albun de fotos

Ermitas del Durangesado (Elorrio)

20 de febrero de 2019

 De nuevo recorremos nuestra comarca en busca de las ermitas centenarias de nuestro entorno, hoy nos desplazamos a Elorrio, homenajeamos la fuente de la plaza posando delante de ella y comenzamos el itinerario en un día precioso ”Mari” nos protege en el deambular por sus dominios, cielo azul y temperatura agradable.

Callejeando nos acercamos a la Ermita de San Roque, en la fachada principal, una piedra arenisca labrada con una interesante inscripción, en 1784 esta piedra se encontraba todavía en la ermita de Santa Marina; de aquí a la de San José, la mas amplia de Elorrio, buenos pintxos el 19 marzo. Entre cemento y asfalto nos vamos hasta San Antón, en la salida hacia Arrasate, hoy en zona industrial, antiguamente se acostumbraba a bendecir el ganado, fundada en 1575 a expensas de Diego de Urkizu. Alejándonos del casco, por pistas pero ya rodeados del verde y con los montes por delante, llegamos a Santa Catalina en Iguria. Se fundó en 1742 por testamentaría de Agustín de Zabala, elorriano residente en Chile. Por sus inmediaciones, en un futuro próximo, pasará el TAV arruinando el paisaje; ya se puede ver la montaña taladrada y las columnas sembradas esperando a que crezca la hierba. Nos acercamos a ver el flamante hórreo, moderno, entre los centenarios caserios desperdigados por los verdes valles. Camino rompe-piernas, entre senderos nos acercamos a Andra Mari de Gazeta. Se festeja el 15 de agosto, con dos accesos y rodeada de un pórtico. De aquí nos movemos hasta el molino que nos ponen en marcha a nuestra presencia y a unos metros la ermita de San Jurgi, en el centro de Aldape, barrio con tres ermitas: San Jurgi, Santiago y San Juan, parece que se trasladó aquí de las inmediaciones tras su derribo. Aprovechamos a comer el bocadillo, un lugar realmente precioso. Poco después estamos en Santiago, con un pórtico frontal y festividad el 25 de julio y para completar el barrio la de San Juan entre pinares y ya cerca de la carretera a Elgueta. Vamos rodeando todo el municipio visitando sus barrios.

No hacemos escalada pero casi para llegar a San Esteban con muros de mampostería. Se ubica en un robledal dominando el pueblo y el valle, con la sierra de Anboto y la mole de Udalaitz al fondo. Bajamos algo para llegar a Santo Tomas en Mendraka, restaurada recientemente, tiene unos sarcófagos al frente y hoy rodeada de viñedos, por entre ellos y acercándonos al pueblo, llegamos a la guinda del paseo, San Adrian de Arguiñeta, la mas conocida por los sepulcros antropomorfos que datan del s. IX, algunos trasladados de otras ermitas en el s. XIX y declarado Conjunto Artístico de Bizkaia en 1964. Algunos nos acercamos a la fuente de agua sulfurosa, un recorrido exquisito por el que hay que felicitar a los compañeros de Elorrio por su empeño en hacer las cosas bien. Luego algunos se fueron a casa, otros a comer  deliciosamente y no faltaron los alegres cánticos después de felicitar a los cumpleañeros.

  • Recorrido : 18,95 km.
  • Tiempo: 5,20 h.
  • Ascenso: 440 m.
  • Descenso: 450 m.
  • Cota max.: 340 m.
  • Cota min.: 167 m.
  • Participantes: 70 ( 20 mujeres y 50 hombres)

Ermitas Durangesado (Durango – Traña)

6 de febrero de 2019 

 Hoy hemos recorrido nuestra comarca en busca de las ermitas centenarias de nuestro entorno. Hemos comenzado en Durango por la Ermita de Stª. María Magdalena, del siglo XVII, enclavada en el lugar de la antigua iglesia y el hospital de San Lázaro. Es interesante  el pórtico que recuerda a las capillas funerarias de los cementerios. Tras sacarnos la foto del grupo, iniciamos la partida. Nuevamente nos hemos superado, el interés por el senderismo y la cultura va in crescendo, la espiral de Bizidun no deja de crecer.

Dejamos Durango para introducirnos en Iurreta, pasamos por su plaza y visionamos la Iglesia de San Miguel, conjunto religioso de dos épocas y estilos diferentes. Por un lado  la torre corresponde al modelo de torre-pórtico vasco construida en 1748 y por otro lado el templo  inaugurado en 1815 con tres cuerpos separados por molduras, y sobre ellos el campanario.

Próxima, tenemos la ermita de San Mames de Garaizar y también necrópolis. En ella se pide protección para no tener malos sueños. Para no embarrarnos mucho nos han dulcificado el camino. De ahí nos dirigimos a San Martín de Amatza. Lo singular de la ermita se encuentra en el muro de su cabecera que hay una  ventana, a modo de aspillera, rectangular y está decorada con bolas que podría pertenecer a un estilo prerrománico. Se ubica cronológicamente entre el siglo X y mediados del siglo XI.

De aquí ya en ascenso pisamos suelo de Garay. Nos dirigimos a San Juan de Momoitio, la primera piedra se puso en el siglo XII, de hecho se trata de una de las ermitas más antiguas de la comarca y en excavaciones realizadas en su exterior, en su necrópolis, se han encontrado numerosos restos y tesoros arqueológicos: estelas, piedras, pequeñas joyas,… Está enclavada en un lugar privilegiado, en uno de los balcones del Duranguesado desde donde se divisan los municipios de Durango, Abadiño y Iurreta; además del cresterío del Duranguesado formado por las moles calizas de Anboto, Alluitz, Aitz-Txiki, Untzillatz, y Mugarra entre otros.

Muy próxima tenemos la de Sta Katalina que data de 1773 y en su entrada se halla un sarcófago del siglo IX-X. Descendiendo hacia el núcleo de Garay nos fotografiamos junto a la ermita de San Juan Evangelista del siglo XVI.

Del asfalto vamos pasando a caminos, a veces embarrados, a veces herbosos, agradables para caminar. El día es un portento y el paisaje idílico y así nos acercamos a La Ascensión-Urdaixa, considerada anterior al Santuario de Andikoa. Aquí aprovechamos para reponer fuerzas, después seguimos hacia San Kistobal Txiki o Gorliz, ya en tierras de Berriz, en el barrio de San Lorenzo, al cual se invoca para la protección del mal de oído.

La actual Iglesia de Santa María de Andikoa data del año 1560, es  de estilo ojival decadente y con un coro similar al de la parroquia de San Juan Evangelista de Berriz, destaca su retablo dorado de estilo barroco que ostenta una imagen de Andra Mari que data del siglo XV.

Entre senderos y cañadas caminamos hasta San Pedro Txiki, en el barrio de Ereña,  de 1789. De aquí descendemos a San Salvador de Gerediaga, ermita juradera. Dispone de una hermosa campa donde hay tres grandes robles, existen 12 pilastras empotradas en el suelo que servían de asiento a 12 los representantes de los pueblos de la Merindad.

Una hermosa marcha muy bien confeccionada, donde hemos disfrutado enormemente del paisaje y de los favores de Mari con un día esplendido, luego algunos a casa, otros a comer en confraternidad, después no faltaron los alegres cánticos.

  • Recorrido hasta Matiena: 18,80 km.
  • Tiempo: 5.10 h.
  • Ascenso: 679 m.
  • Descenso: 677 m.
  • Cota max.: 526 m.
  • Cota min.: 109 m.
  • Participantes: 69 (23 mujeres y 46 hombres)
  • Acceso al album de fotos

Bermeo – Gernika

23 de enero de 2019 

    La salida de hoy era a Sollube, Monte Bocinero, pero las previsiones no auguraban nada bueno con constantes avisos de alerta amarilla o naranja, por lo que tras el contacto y reunido el biziburu de crisis se decide por votación y por estrecho margen realizar la marcha con un recorrido alternativo que nos evite el pasar por el Sollube y recorrer la costa desde Bermeo para acercarnos hasta Gernika.

Se inicia la marcha con el paraguas  cerrado y pronto nos plantamos en la atalaya con vistas a mar. La podemos divisar muy embravecida con fuerte oleaje. El fuerte viento  nos beneficia pues nos da de espalda y nos anima en nuestra ruta.

Nos dirigimos pasando por Mundaka hacia la torre Madariaga y por sorpresa nos la encontramos cerrada, será por el mal tiempo por lo que nos bajamos a Busturia. Allí aprovechamos para  reponer fuerzas y vuelta a andar, reiniciando el camino para acercarnos por Murueta hasta la tejera con su gran torre. Dejándola atrás es quizás cuando pasamos el peor momento de la mañana arrasados  por la marisma con lluvia en la cara y empujada por el fuerte viento que no amainará hasta coger el bidegorri. Ya sin sobresaltos llegamos a la villa del ilustre árbol,  donde después de cambiarnos y degustar el aperitivo, nos disponemos a dar buena cuenta  de un buen plato de alubias.

Tras la sobremesa y los cánticos regresamos a casa.

  • Recorrido: 18,60 km.
  • Tiempo: 4,50 h.
  • Ascenso: 224 m.
  • Descenso: 190 m.
  • Cota max.: 67 m.
  • Cota min.: 13 m.
  • Participantes: 53, 18 mujeres y 35 hombres.

 

Loiola – Legazpi (Camino Ignaciano 1ª etapa)

9 de enero de 2019 

Hoy comenzamos el año con ilusión, más gente que nunca y con un nuevo recorrido (El Camino Ignaciano) del cual haremos las etapas de Euskal Herria.

Mañana húmeda, chispea algo, por lo que la temperatura aunque fresca no era tan baja como en días anteriores. El madrugón ha sido bueno. Después de unos días de relax, a las 7  de la mañana salimos de Durango y tras el recorrido habitual, a las 8.20 todavía de noche ya estábamos en Loiola para iniciar el recorrido.

El Camino Ignaciano es un itinerario turístico cultural que recrea la ruta que Ignacio de Loiola recorrió el año 1522 desde la casa natal de Ignacio (una torre-palacio de Azpeitia, Loiola) hasta Manresa.

Después de sacarnos la foto delante del Santuario, comenzamos nuestro peregrinaje por el bidegorri construido por las vías del desaparecido tren del Urola, que toma el nombre del río. Por sus orillas caminamos y nos acompañó prácticamente todo el día. Un terreno llano, asfaltado, sin ningún problema para un grupo tan airoso como el nuestro. Salimos  dirección  Azkoitia y en la primera hora ya la habiamos sobrepasado. Seguimos un viejo camino por el que atravesamos numerosos túneles que se iluminaban a nuestro paso. Aunque no había llovido en los últimos días había bastante humedad y eran frecuentes  pequeñas cascadas por los ribazos del entorno, un callejón en muchas ocasiones, que luego se abría para dejarnos disfrutar del paisaje verde, de la serpenteante carretera que también bordea el río y de las montañas de nuestro alrededor.

Pasamos el pueblecito de Aizpurutxo, que quedaba a nuestra derecha, siempre de frente, y seguimos buscando el camino que sigue paralelo a la carretera y un poco elevado sobre ella y el río. Más puentes y más túneles nos esperaban más adelante; algunos con bastantes goteras que se van filtrando entre las rocas. Tomamos una senda para acercarnos a la población de Urretxu. Pasamos una depuradora de aguas y siguiendo siempre por el camino paralelo a la carretera, entramos en Urretxu y Zumárraga, dos poblaciones separadas únicamente por el río Urola.

Una sensación de tristeza nos asaltó en esta zona tan industrializada en otros tiempos y hoy en decadencia con enormes pabellones industriales vacíos y silenciosos, donde antes doblegaban al acero miles de operarios.

Poco más adelante llegamos a Legazpi. Callejeando, pronto encontramos el autobús donde nos cambiamos de ropa y ya un poco más cómodos accedimos al restaurante donde ya nos tenían preparadas las mesas con el vino blanco, la sidra ,unas aceitunas… Un poco de charleta amigable y pasamos al comedor, buena comida, buena atención y tras los postres, guitarra y canción.

  • Recorrido: 22,85 km.
  • Tiempo: 4.57 h.
  • Ascenso: 362 m.
  • Descenso: 178 m.
  • Cota max.: 350 m.
  • Cota min.: 90 m.
  • Participantes 57: 20 mujeres y 37 hombres.

Bizibiltari Eguna

                                                                                                                12 de diciembre de 2018

   Hoy celebramos nuestro “día grande” , no hacemos grandes caminatas ni madrugamos. A las 10.15  cogemos el autobús en Durango  hacia Elorrio. El día está triste pero no nosotros; a la salida de la villa descendemos para iniciar la subida a Mendraka, al txakolí, son poco mas de 2 km. Pasamos por Arguiñeta, lugar muy frecuentado por nuestro grupo; el principal atractivo de esta necrópolis medieval radica en el conjunto de estelas y sepulcros agrupados en el interior y exterior de la ermita que permite ser datada entre los siglos VII y VIII d.C.

    Hemos ascendido 150 m. sobre Elorrio, desde donde podemos vislumbrar, entre nubes, las principales crestas de los alrededores.
Ya en el txakolí, nos recibe José,el bodeguero, que nos da todo tipo de explicaciones, desde la construcción del caserío y las primeras plantaciones de uva hasta el proceso para la obtención de este preciado liquido que enseguida pasamos a degustar en animada charla con buena compañía . Se nos pasa el tiempo enseguida e iniciamos la vuelta hacia Alkartu, la sociedad donde vamos a comer.

Las mesas puestas nos reciben con un caldito que nos alegra el cuerpo mientras
empieza el campeonato de “rana”, muy reñido ya que casi nadie mete ficha y muy
animado. Aunque hay preparados otros concursos, los tenemos que anular por falta de
tiempo. Hacemos la foto del grupo e iniciamos la esplendida comida preparada por
nuestros chefs, mientras disfrutamos de la proyección de fotografías de nuestras
salidas !Qué recuerdos…!

Agradecimiento a los muchos participantes y mientras, las guitarras empezaban a sonar para acompañar unos bailables… Un día precioso, para no olvidar.

•Recorrido: 4,85 km.
•Ascenso: 162 m.
•Descenso: 159 m.
•Cota max.: 339 m.
•Cota min.: 180 m.
•Participantes en la comida: 69;     22 mujeres y 47 hombres.

 

Elorrio-Udala

28 de noviembre de 2018

Son las 7.30 de la mañana y aun sin amanecer nos acercamos al bus en Durango. El día
promete, seguro que lo disfrutamos; aunque, para el recorrido de hoy ciertamente nos
hace falta un buen día de lo contrario podría ser  bastante lastimoso. Vamos recogiendo gente y a las 8  ya estamos en Elorrio para comenzar la etapa.

Empezamos callejeando en dirección a Arguiñeta, pasamos junto a la necrópolis y ya en
el ascenso hacia Mendraka podemos disfrutar de los centenarios caseríos de la zona y si volvemos la vista la silueta de Anboto empieza a vislumbrarse. Es un camino rompepiernas, con muchas subidas y bajadas, con caminos embarrados y pedregosos.  Algunos lo quieren hacer mas duro y se lanzan hacia Santamariñazar, mientras otros lo
bordeamos por su derecha. Lo mismo pasa con el Erdella, que mientras unos hacen
cumbre otros lo bordeamos, en este caso, por su derecha.

Son todavía muchas cuesta a subir y bajar, el terreno es duro pero el ambiente es
excepcional y en algunos casos competitivo. Mientras recreamos la vista con los
verdes paisajes y las moles pétreas que nos rodean, vamos haciendo kilómetros aunque en las subidas disminuyan las charlas.

Decidimos subir al Intxorta (743 m), la visión desde este punto es espectacular, 360º de
infinito. El viento es fino por lo que no paramos mucho y después de hacer la foto
seguimos bordeando el Intxortatxiki, el Gazteluaitz y el Ariznabarreta. Pasamos por
Arkatzena y de nuevo ascendemos junto a unos túmulos por Ansola y bordeando Kanueta nos precipitamos por un camino pedregoso a Dantzaleku en el puerto de Kampazar, un alto para reponer fuerzas.

Introduciéndonos por las canteras, vamos circundando Udalaitz por un precioso sendero que se encabrita con ganas pero poco a poco lo vamos doblegando y ya solo nos queda un pedregoso descenso para llegar a Udala Auzoa, nuestra meta y donde justo nos juntamos los dos grupos.

Tras contarnos las peripecias propias, nos vamos cambiando de ropa. El autobús nos
espera para llevarnos a comer donde de nuevo disfrutamos de los manjares dispuestos,
la compañía, el cancionero y el animado baile.

  • Recorrido: 17,50 km. – 20,50 km.
    •Tiempo: 5,30 h.
    •Ascenso: 900 m. – 1050m.
    •Descenso: 490 m. – 540m.
    •Cota max.: 743 m.
    •Cota min.: 178 m.
    •Participantes : 35, 13 mujeres y 22 hombres.

 

La ruta jacobea

Haz clic aquí para leer el documento relativo  a esta actividad.

Camino de Santiago, etapa 17 (La Franca – Llanes). 16 de mayo de 2018

Última etapa de un día, las distancias son cada día mayores por lo que habrá que cambiar de sistema, el día está nublado y pasamos entre alguna llovizna pero según vamos avanzando parece que se estabiliza, cuando llegamos a la Franca, inicio de la etapa, el día está de lo mejorcito para caminar, nublado, ni frío ni calor, por lo que tras hacernos la foto tomamos nuestro cometido.

Arrancamos nuestro camino en el barrio del Peral y nos dirigimos por el camino costero hacia Buelna, el camino discurre entre asfalto y alguna que otra pista pero es una etapa llana si ninguna dificultad mas que las que queramos ponernos nosotros y realmente se ha arrancado fuertecillo, en Campengo, dejamos la carretera para por pistas llegar hasta Pendueles, el camino se hace agradable, el verde paisaje es lo que destaca y la excursión va ganando en belleza por momentos, es la hora del bocadillo y no encontramos un tramo abierto para sentarnos por lo que tenemos que saltar la alambrada para meternos en una campa.

El arranque se hace disfrutando del paisaje que nos ofrece el río Novales y la cercanía de la costa, estamos ante los Bufones de Arenillas, se trata de grietas o chimeneas abiertas en la costa, y conectadas con simas marinas, por las que el agua salada penetra a presión, formando surtidores de agua pulverizada que pueden alcanzar más de 20 metros de altura, hoy hay marea baja y no podremos admirarlo.

El patrimonio histórico está haciendo un hueco al natural, el mirador del río Purón es otro lugar señalado, de aquí bajamos a un puente para cruzarlo donde puede leerse la indicación 20 personas máximo, en menos de dos kilómetros estamos en Andrín, subimos hacia un paseo peatonal paralelo a la carretera que sube hasta el mirador de la Playa de La Ballota, desde aquí hay unas bonitas vistas de Llanes y del islote de Castro, pasamos bajo el campo de golf, por un sendero que a media ladera nos conduce, a la ermita del Cristo del Camino, la vista que ofrece de la aldea de Cue, Llanes y el Cantábrico es inmejorable.
Desde la ermita bajamos hasta Llanes, antigua puebla de Aguilar que conserva trazos de su pasado medieval. Aquí podremos degustar su sidra autóctona y dar un paseo por el puerto, donde emerge la barrera de cubos pintados por Ibarrola.

En la estación de autobuses, nos espera el bus, nos cambiamos y al restaurante, en el puerto, una de las mejores comidas, calidad y cantidad, disfrutando de la guitarra y repertorio hasta destrozar las gargantas, con tantas ganas que seguimos cantando el el autobús.

Recorrido: 20,30 Km.
Tiempo: 4,22 h.
Ascenso: 365 m.
Descenso: 422 m.
Cota max.: 142 m.
Cota min.: 6 m.
Participantes: 49, 15 mujeres y 34 hombres.
Enlace al álbum de fotos.

Camino de Santiago, etapa 16 (San Vicente de la Barquera – La Franca)

Hoy toca madrugar, seguimos por tierras cántabras y los desplazamientos cada vez son mas largos, de camino pasamos alguna chaparrada, presagiando como podía ser la mañana, llegamos a San Vicente de la Barquera, nubladillo pero sin llover, su ría es el atractivo paisajístico y el cultural la fortaleza y la Iglesia de Santa María de los Ángeles, por donde nos dimos un paseo y nos sacamos la foto del grupo.

Arrancamos nuestro camino hacia La Acebosa pasando por el camino de los eucaliptos, mezclando las zonas de asfalto con veredas en buen estado, proseguimos hasta Hortigal y Serdio, donde paramos a repostar.

Atravesando parte del Parque Natural de Oyambre entre eucaliptos y pastos para el abundante ganado de la zona, se van sucediendo los altibajos que aunque no son muy pronunciados vamos acumulando un buen numero de metros de ascenso, salvamos la ría para subir por una pista que nos deja a la altura de Pesués, ascendemos por un camino para introducirnos después en una senda boscosa que nace a mano izquierda y que desciende vertiginosamente en el último tramo, el sendero nos transporta a la entrada de Unquera, localidad de servicios y última de Camtabria.

Nos introducimos en Asturias bajo un a fina lluvia y ascendiendo por un camino que pasa junto a una capilla de ánimas donde una inscripción en bronce marca la distancia hasta Santiago: 427 kilómetros, el camino nos lleva a Colombres donde vemos la fachada azul de la Quinta Guadalupe, una mansión indiana que construyó el emigrante Iñigo Noriega y que alberga desde 1987 el Archivo de Indianos, por un camino bajamos el barrio del Peral y más adelante La Franca, población del concejo de Ribadedeva.

El bus nos trasladó al restaurante al barrio del Peral y tras la comida, alegría, guitarra y repertorio, después, a casa con la música a tope para no dormirnos.

  • Recorrido: 21,32 Km.
  • Tiempo: 4,35 h.
  • Ascenso: 501 m.
  • Descenso: 475 m.
  • Cota max.: 125 m.
  • Cota min.: 4 m.
  • Participantes: 51, 15 mujeres y 36 hombres.
  • Fotos de la actividad.

Camino de Santiago (Cóbreces – San Vicente de la Barquera)

Seguimos por tierras de Cantabria, la etapa anterior la terminamos en Cóbreces, donde empezamos hoy. El día ha salido espléndido con una brisa propia de la costa y por la misma, contemplando el mar y sus preciosas calas en un mas que agradable recorrido costero, bajo un cielo azul, que nos animaba y nos ha iluminado hasta el final.

Pasamos por Trasiega y Liandres para introducirnos al interior hacia La Iglesia (Ruiloba), pasamos por Pando y Concha para plantarnos en un plis-plas en Comillas ciudad preciosa con unas balconadas dignas de admirar y bien engalanadas con flores multicolores, mención especial para El Capricho de Gaudí.

 Tras reponer fuerzas, vuelta a las andadas nunca mejor definidas y tipi-tapa camino de un final que se siente próximo, seguimos sin dejar el carril, la ruta atraviesa Rubárcena y cruza el estrecho Puente de la Rabia sobre la ría del mismo nombre, pero nos queda pasar por la playa de Oyambre, muy bonita, después, unos pabellones dedicados a la ganadería y como se dice en el argot ciclista, nos presentamos en San Vicente de la Barquera con adelanto al horario previsto, se ve que la gente funciona mejor con el buen tiempo. 

El bus nos trasladó al restaurante y tras la comida, al son de la guitarra, entonamos con alegría y voz desgarradora nuestro repertorio, después, a casa formales como siempre.

  • Recorrido:    20,40 Km.
  • Tiempo:           4,25 h.
  • Cota max.:       115 m.
  • Cota min.:            5 m.
  • Participantes:  54, 17 mujeres y 37 hombres.
  • Álbum de fotos de la salida.

Camino de Santiago (Barreda – Cobreces)

Seguimos atravesando Cantabria, el bus nos acerca a Barreda, donde iniciamos el recorrido con dirección hacia Santillana del mar. El día ha salido excepcional, aunque fresco a primera hora pero los claros han ido superando a las nubes quedando un cielo azul, que nos animaba y nos ha iluminado hasta el final.

Comenzamos a caminar, por el arcén de la carretera, ha sido una jornada de mucho asfalto, vamos pasando por distintos barrios y pequeños pueblos, Viveda, La Pradera, Monterey, Los Canales, Camplego, hasta llegar a Santillana de Mar, que como dicen es el pueblo de las tres mentiras, ni es santa, ni es llana, ni tiene mar, pero es preciosa, una de las más interesantes villas monumentales de la costa cantábrica; destaca su bellísima colegiata románica de Santa Juliana donde nos sacamos la foto. Hoy nos permitimos un tiempo extra para recorrer su calles y plazas.

Cerca de una hora después, salimos con dirección a Cóbreces, el terreno sigue siendo asfalto, carreteras locales que nos llevan por Arroyo, Ocejo, Oreña, Mies de Bárcena, Novales, por caminos ondulados, por el puente de San Miguel, nos vamos acercando a Cóbreces, un pequeño parque, junto a la ermita de San Roque, nos sirve de vestuario, luego el bus nos acerca al restaurante donde tras el poteo, nos sentamos a degustar el cocido montañés… tras la comida, al son de la guitarra, entonamos con alegría y voz desgarradora nuestro repertorio.

  • Recorrido: 19,95 Km.
  • Tiempo: 4,30 h.
  • Ascenso: 460 m.
  • Descenso: 412 m.
  • Cota max.: 135 m.
  • Cota min.: 5 m.
  • Participantes: 43, 13 mujeres y 30 hombres.
  • Enlace al álbum de fotos.

Camino de Santiago (Santander – Mar)

Hoy madrugamos, vamos hasta Santander, ya en las afueras, iniciamos el recorrido con dirección a Peñacastillo. El día ha salido excepcional, aunque fresco a primera hora pero con un cielo azul, que nos animaba en nuestra partida,

Comenzamos a caminar, primero por aceras y luego por el arcén de la carretera, ha sido una jornada de mucho asfalto, justo a la salida del primer pueblo hemos tenido unos metros de camino-pista, pero ha sido de los pocos en toda la jornada. Entre caminos y carreteras locales y casi paralelos a las vías de Feve, vamos pasando por diferentes núcleos urbanos que han crecido bastante en los últimos años como Santa Cruz de Bezana.

Pasando Mompia, la gente acusaba el madrugón, por lo que hemos parado a comer el bocadillo, tal vez un poco pronto, para lo que nos aguardaba. Seguimos por Boo de Pielagos, de aquí la ruta de dirige hacia Mogro, pero la única opción de pasar el rio es por el puente del ferrocarril, por lo que se ha optado por desplazarnos hasta Arce, para cruzar el rio Pas por su puente medieval, junto al que nos hacemos la foto del grupo.

La gente no termina de arrancar y en Oruña, un grupo numeroso inicia el camino, por las marcas hacia Magro, tras un buen trecho nos comunican que hay que seguir las nuevas, que van hacia Mar, desandando lo andado, nos reincorporamos al grupo, con unos tramos de sube y baja y en continuo serpenteo llegamos al bus, con un poco de retraso y unos kilómetros de mas en nuestros pies.

Nos cambiamos y en el bus nos acercamos a Torrelavega, donde después de brindar en el poteo, nos sentamos a degustar el cocido montañés… tras la comida, como siempre, entonamos con alegría, disfrutada y compartida.

  • Recorrido: 26,24 Km.
  • Tiempo: 5,48 h.
  • Ascenso: 347 m.
  • Descenso: 358 m.
  • Cota max.: 98 m.
  • Cota min.: 3 m.
  • Participantes: 43, 15 mujeres y 28 hombres.
  • Álbum de fotos.

Camino de Santiago (Güemes – Somo)

Seguimos con el invierno a cuestas y las lluvias no cejan en su empeño en que nos salgan aletas, nos pertrechamos bien contra la adversidad y un día mas a dar el callo.

Hoy nos acerca el bus hasta Güemes, nos hacemos la foto ya que inicialmente no llueve, lo que nos hace tener el ánimo subido y por carretera nos vamos desplazando mientras divisamos elegantes mansiones rodeadas del verde cántabro, nos acercamos a Galizano y ya, el paraguas entra en escena, atravesamos el pueblo en dirección a la playa, ya podemos contemplar la inmensidad del mar y los rectos acantilados junto a los que vamos a dirigir nuestro recorrido.

Dejando el mar a nuestra derecha, caminamos junto al precipicio, los caminos embarrados y si nos introducimos en las campas, nos hundimos, por lo que tenemos que ir sorteando los charcos como buenamente podemos. Por si fuera poco, el viento del mar azotaba de lo lindo lo que hizo que los paraguas fueran inservibles por lo que creamos el día de los paraguas rotos.

Según nos íbamos acercando a Somo, el tiempo fue mejorando, a veces salía el sol y el viento se calmaba, aprovechando una tregua , comimos el bocadillo, justo a tiempo para que volviera a llover, fueron de las últimas gotas y con mejor piso y entre arenales llegamos a Somo.

Nos parecía corto el camino y lo alargamos hasta Pedreña, soportar unas gotas mas y sol para el resto del día, nos recogió el bus para devolvernos a Somo, donde disfrutamos de nuestra merecida condumia, tras la cual, haciendo gala de nuestro buen humor, cantamos alegremente.

  • Recorrido: 17,80 Km.
  • Tiempo: 4,10 h.
  • Ascenso: 335 m.
  • Descenso: 398 m.
  • Cota max.: 94 m.
  • Cota min.: 0 m.
  • Participantes: 49, 16 mujeres y 33 hombres.
  • Enlace al álbum de fotos.

Camino de Santiago (Treto – Güemes)

Estamos en lo mas crudo del invierno, pero este año es algo especial, agua, frio, viento, nieve, granizo… los elementos se han puesto todos de acuerdo para hacernos las salidas mas duras, pero los bizibilitaris no cejan en su empeño de llegar a Santiago.

Se madrugó un día mas, los desplazamientos son cada vez mas largos, salimos de noche, dirección Camtabria, en el bus hay un run run por lo que viene, en Castro esta granizando… arrancamos bajo la lluvia, como el suelo es asfalto, no hay muchos problemas ya que el recorrido es prácticamente llano, nos acercamos a Gama y de aquí a Escalante donde parece que se quieren abrir algunos claros en el cielo, por lo menos vemos el horizonte, aprovechamos para el avituallamiento.

Iniciamos el recorrido siguiendo las flechas amarillas, como siempre, pero en este caso lo hicimos en dirección a Argoños, cuando nuestro cometido era San Miguel, dimos media vuelta, lo que supuso un alargamiento de la etapa, subsanado el error, seguimos por pequeñas carreteras sin arcén, tampoco tenían mucho trafico pero se puso mucha atención para que los de los chalecos fueran bien visibles, sin abrir el paraguas llegamos a San Miguel de Meruelo. Bonito pueblo, sembrado de casitas por doquier, al pasar por el colegio, fuimos la admiración de los chavales (casi nos hacen la ola).

Saliendo del pueblo, observamos el autobús en lo alto, aunque aun faltaba un buen tramo, llegamos a Bareyo, final de la etapa y el bus había desaparecido, lo había cambiado por falta de sitio, nos dijo el chófer, no nos dio tiempo para ver la joya de Santa Maria de Bareyo, subimos al bus y a Güemes a comer, no sin antes celebrar la consecución de la nueva etapa con el clásico piscolabis, la comida muy bien y el resto, como siempre, animado y participativo.

  • Recorrido: 20,20 Km.
  • Tiempo: 4,40 h.
  • Ascenso: 150 m.
  • Descenso: 148 m.
  • Cota max.: 109 m.
  • Cota min.: 8 m.
  • Participantes: 44, 16 mujeres y 28 hombres.
  • Enlace al álbum de fotos.

Camino de Santiago (Guriezo – Cicero)

A pesar del madrugón a las 7 de la mañana al subir al autobús todo eran sonrisas. En Guriezo al empezar el recorrido hacía frío por eso empezamos con garbo la ruta, enseguida entramos en calor porque la primera parte fue de subida aunque fallara de vez en cuando el fuelle, pero como íbamos en conversación parece que se hacia mas llevadero, encontramos una zona de abundante barro en la que había que mirar por donde íbamos, enseguida salió el sol que nos acompañó durante todo el día,

Llegando a Lugarejos, donde pasamos de los 200 m. de ascenso, comenzamos la bajada hacia Liendo, el resto del recorrido fue mas o menos llano y transcurrió en agradables conversaciones con todo el que iba a nuestro lado, la zona costera es espectacular, no te cansas nunca de admirar el paisaje, también aprovechamos para sacar bonitas fotos.

Pasamos por Laredo, Colindres, Treto y después de unos 26 km más o menos, llegamos a Cicero final del trayecto. Tragito compartido y a comer. Buena comida y muy buen ambiente como de costumbre, hubo el desvanecimiento de una persona pero el medico del grupo le atendió sin mayores problemas, aunque tal vez nos bajó un poco la moral.

La salida estaba prevista para las 5 por lo que no tuvimos tiempo de echar las canturriadas que tanto nos gustan, pero también nos gusta hacer sobremesa, la organización, como siempre fue excelente.

  • Recorrido: 25,40 Km.
  • Tiempo: 5,50 h.
  • Ascenso: 350 m.
  • Descenso: 480 m.
  • Cota max.: 216 m.
  • Cota min.: 8 m.
  • Participantes: 48, 17 mujeres y 29 hombres.
  • Álbum de fotos.

10 de enero. Camino de Santiago, 9ª etapa: Miaño – Guriezo

Empezamos un nuevo año en nuestro caminar, y en esta ocasión es una nueva etapa del Camino de Santiago, estamos en enero, invierno, amanece tarde y es de noche cuando nos montamos en el bus, hace frío y puede llover, que pereza…

Llegamos a Miaño, donde nos deja el autobús, la mañana fresca, cierta niebla en el horizonte, pero nos armamos de valor y al ataque. Comenzamos nuestro recorrido por asfalto, pronto nos acercamos a la costa y el paisaje nos alegra la vista con lo que disfrutamos enormemente, paseamos paralelos al mar durante un buen tramo, interesante etapa de bellos paisajes costeros, con acantilados, playas y calas, bosques de pinos y encinas, y verdes y anchos valles interiores; además, los desniveles son moderados.

Nos encontramos con un tramo peligroso por el arcén de la N-634. Más adelante podemos utilizar unas rodadas que hay tras el arcén derecho. Vamos viendo la ría de Oriñón, la desembocadura del río Agüera que cuenta con una zona de marismas.

Vamos girando a la izquierda y nos vamos introduciendo hacia el interior, dejamos las playas y los acantilados por un paisaje mas rural, en otra temporada serian maizales lo que tendríamos delante, hoy terrenos sin cultivar. Desde Nocina bajamos hasta la CA-151, con carril peatonal, y nos acercamos al barrio de Rioseco. Sobre la espesa colina resalta la monumental iglesia de San Vicente de la Maza, excelente ejemplo renacentista que tomó el testigo de un monasterio.

Hemos tenido suerte con el día, esperábamos un tiempo mas nublado incluso agua pero hemos podido disfrutar del esplendido día y del exclusivo paisaje que nos ha brindado esta etapa, tal vez, mucho asfalto, pero al ser tan llano hemos llegado, sobraos y en un grupo muy unidos.

Llegamos a Guriezo, donde nos espera el bus, nos cambiamos de ropa y nos desplazamos hasta Liendo, unos potes y a comer espléndidamente, un brindis, cánticos animados por las guitarras y vuelta a casa con buen sabor de boca, todo ha salido bien.

Recorrido: 19,80 Km.

Tiempo: 4,05 h.

  • Cota max: 102 m
  • Cota min: 05 m.
  • Ascenso: 128 m.
  • Descenso: 98 m.
  • Participantes: 41, 14 mujeres y 27 hombres.
  • Enlace al álbum de fotos.

13 de diciembre, Durango – Garai

Última salida del año, donde pondremos broche al proyecto *“Bizibiltariak”* hoy ya hecho una realidad estable, se ha conseguido hacer un grupo homogéneo, diverso, plural, en el que la convivencia es vital y los objetivos muy parecidos.

Salimos del pórtico de la Basílica de Santa María de Durango a las 10,30 horas, hoy el recorrido es corto, un paseo por los alrededores y el tiempo nos acompaña, han cesado las lluvias de estos días y la nieve solo ocupa unas manchas en los montes de nuestro entorno.

Por el barrio de San Fausto, dejamos el pueblo para adentrarnos en Abadiño, por Astola, hoy el camino es asfalto y por el, nos acercamos a Traña, cruzándolo, subimos al Juradero de Gerediaga compuesto por la campa, ermita de San Salvador y San Clemente, el crucero del siglo XVII y el roble (recientemente renovado) es el corazón de la historia de la comarca ya que fue el lugar donde se celebraban las Juntas de la Merindad de Durango. En la plaza, delante de la ermita se ubicaban 12 asientos de piedra donde tomaban asiento en círculo lanza en mano los representantes de las anteiglesias que componían la Junta de la Merindad del Duranguesado, en sitio tan noble nos hicimos unas fotos, en conmemoración del día, importante, también para nosotros.

Seguimos nuestro caminar en animada charla, dirección Garai, nuestro cometido para hoy, pero lo hicimos desplazándonos hacia Sarria para hacer un poco mas largo el camino y así, llegamos a la hora prevista a nuestro destino.

En Garai nos estaban esperando nuestros compañeros, con unas viandas para degustar, dando comienzo a lo programado para hoy. Comenzamos por un brindis con alegría y amistad por los momentos compartidos, comimos unos pinchos, pasando al campeonato de *“rana”*, creo que para el próximo año, hay que entrenarse un poco.

Pasamos a la comida, gran alubiada, preparada por nuestros mejores cocineros, acompañada por un guisote de carne y los golosos postres de tarta y flan, el café y los chupitos pusieron el broche.

Entrega de reconocimientos y algunos detalles a los mas destacados, agradecimientos a los muchos colaboradores, y pasamos a nuestra afición al canto, las guitarras aumentaron, animando el ambiente ya de por si muy bueno, nos pegamos unos bailes y con el *“adiós con el corazón”* nos dirigimos al bus con los mejores deseos para el próximo año.

29 de noviembre, Murelaga – Lekeitio

Preciosa ruta que discurre junto al río Lea desde su nacimiento en las faldas del monte Oiz en Munitibar hasta la desembocadura en el mar entre Lekeitio.

En una mañana húmeda y fresca nos hemos introducido por esta ruta llena de vida y belleza paisajistica, nos ha llovido la mayor parte del recorrido pero en si merece la pena adentrarse en este entorno.

Tiene poca dificultad técnica, pero numerosas subidas suaves, a la orilla del río, cuidado con las pasarelas de madera porque resbalan, sobre todo cuando están mojadas.

Ruta de gran interés, natural e histórico, existen numerosas presas en el río, vestigios de los molinos y ferrerías del pasado, también llaman la atención varios puentes antiguos sobre el río.

El río Lea es uno de los más limpios y mejor conservados de Bizkaia, nace en las laderas del monte Oiz y ha originado un valle de carácter fluvial con laderas de fuerte pendiente y un paisaje correspondiente al clima húmedo con bosques de pino y caducifolios salpicados de praderas en el que el verde es el color dominante, aunque ahora en otoño está salpicado de los ocres y rojizos de temporada. El río circula con frecuencia bajo una galería de alisos, fresnos, avellanos y robles, el valle poco industrializado, ha conservado su carácter y paisaje tradicionales, siendo sus aguas unas de las mejor conservadas de Bizkaia, de forma que permiten la vida de truchas y otra fauna acuática.

Una mañana tranquila que nos ha hecho disfrutar de la naturaleza, a nuestra llegada a Lekeitio, nos desplazamos al bus a por ropa para cambiarnos, después , unos potes brindando por la amistad y comida en fraternidad para terminar con nuestra animada canturriada acompañada de guitarras.

15 de noviembre, Zumaia – Orio

La mañana está fresca, muy fresca, salimos de Durango con 1ºC, vamos recogiendo al personal por los distintos pueblos y observamos los campos blancos, la helada es impresionante.

Llegamos a Zumaia y el día promete, ya está rompiendo el sol y en poco tiempo tendremos que empezar a quitarnos ropa, una de la varias capas que llevamos puestas en esta cruda mañana, sobre todo porque nada mas salir de Zumaia nos encontramos con las primeras rampas, son pistas cómodas para andar pero exigentes, lo que hace que el grupo se alargue. Caminamos por un carril de cemento, primero, y una senda entre laureles, arbustos y avellanos y toda suerte de especies caducifolias, pronto nos encontramos con los primeros viñedos de txakoli que nos acompañarían durante todo el recorrido, el día se ha tornado soleado y las vistas son impresionantes, merece la pena el madrugón y el esfuerzo al que nos sometemos.

Después de la fuerte subida, el recorrido se torna mas suave, con pequeños altibajos que nos van acercando hacia el segundo gran núcleo de nuestra ruta, Zarautz, poco antes de llegar hacemos un descanso en la ermita de Santa Barbara para avituallarnos y disfrutar de las vistas que nos proporciona nuestro recorrido, no podemos renunciar a hacer un puñado de fotos, posteriormente, nos enfrentamos a un bajada vertiginosa hasta llegar a la playa.

Atravesamos todo el paseo marítimo de Zarautz, la playa está preciosa y los surfistas son los únicos que se aprovechan de las olas, tras la playa , cruzamos todo el campo de golf, impresiona lo bien cuidado que está. Al fondo de la playa acometemos la segunda parte de nuestra etapa, en este caso tenemos ante nosotros una larga ascensión, compuesta por 439 escaleras, una vez mas, desde la altura disponemos de unas vista únicas, hay que estar ahí para disfrutarlas, por una parte el mar, por la otra los viñedos en este caso en espaldera, los anteriores estaban emparrados. La bajada es menos pronunciada, nos va deslizando delicadamente hasta el puerto de Orio, bordeamos la ria, atravesamos el pueblo y al fondo de la playa nos estera el bus, donde nos cambiamos de ropa para disponernos al ansiado poteo mañanero, seguidamente el bus nos acercó hasta el restaurante, en Zarautz, comida en fraternidad y los posteriores cánticos acompañados por las guitarras. Un día perfecto.

25 de octubre, Legazpi – Arantzazu (2ª etapa de la ruta Ignaciana)

La mañana está fresca, todavía de noche llegamos en bus a Legazpi, a las 8 de la mañana y tenemos 7ºC de temperatura, tras callejear por el pueblo, nos incorporamos al GR 120, y por bidegorris nos acercamos hasta la ferrería de Mirandaola donde queda el testimonio de lo que fue el hierro en esta zona, remontando el curso del rio Urola, discurriendo entre su bosque ribereño de alisos y los numerosos caseríos nos acercamos hasta la presa de Barrendiola hasta donde el camino ha ido ascendiendo con relativa calma.

Desde la muralla que cierra esta presa podemos ver la cima de nuestro cometido, tras superar el embalse y deshacernos de alguna ropa, pues el sol ya nos alumbra, nuestra ruta nos encarama por las laderas de la sierra de Aizkorri, adentrándonos en el parque natural Aizkorri-Aratz, la pista empieza a ser mas exigente, atravesando bosques de coníferas, compartiendo su espacio con algún roble y alguna que otra haya que ya empieza a dominar el entorno, llegamos a las chabolas de Jarondo.

La pendiente se endurece mientras observamos restos de las minas de Katabera. La arboleda queda a nuestros pies, la roca y los pastos se disputan sus dominios y el horizonte se amplia en extensa panorámica, a cuentagotas vamos llegando al collado de Biozkornia, situado entre las cumbres da Artzanburu y Urriurdin, la panorámica es impresionante y el cansancio nos obliga a sentarnos a reponer fuerzas.

La ruta prosigue en descenso pasando junto al un refugio de Eskista, seguimos descendiendo por el bosque y pasamos junto a las chabolas de Nazarionea, Alkorta y Zubillaga , pronto estamos en la zona de Duru, tan solo nos queda recorrer los últimos metros del sendero que se precipita, para luego seguir mansamente por un paseo habilitado con bancos y miradores para deleite de los paseantes, al fin llegamos al Santuario de Arantzazu, punto final de nuestro peregrinaje.

Tras asearnos y cambiarnos de ropa, degustamos los potes acostumbrados, seguidamente el bus nos acercó hasta el restaurante, comida en fraternidad y nos entregarnos a los cánticos acompañados por las guitarras.

  • Recorrido: 17,70 Km.
  • Tiempo: 4,40 h.
  • Cota max: 1191 m
  • Cota min: 406 m.
  • Ascenso: 994 m.
  • Descenso: 65
  • Participantes: 33, 12 mujeres y 21 hombres.
  • Enlace al álbum de fotos.

4 de octubre, Bizibiltariak
Haro – Labastida

Una ruta entre viñedos. De noche salimos de Durangaldea para dirigirnos hacia el sur de Euskalerria, el valle del Ebro nos recibe con bruma y al inicio de nuestra ruta no podemos otear el horizonte.

Nos deja el autobús junto al puente de Briñas, aunque el puente está en el municipio de Haro, La Rioja, cruza el río Ebro sobre un meandro en forma de herradura. De estilo gótico. Realizado en piedra de sillería, los restos más antiguos parecen ser de finales del siglo XIII, siendo reparado en el siglo XV y en muchas otras ocasiones posteriormente.

Tras cruzar el puente, atravesamos el meandro superando una ligera loma para deslizarnos hacia la carretera de Labastida, uniéndonos al GR. 99, el camino del Ebro, los próximos kilómetros los hacemos por pistas muy cómodas, entre viñas y junto al rio, todo ello ya en tierras de La Rioja Alavesa. La vendimia, en esta zona ya se ha realizado, pero algún racimo que queda suelto, es aprovechado y degustarlo por nuestros caminantes, saboreando sus azucares y el frescor del rocío matinal.

Abandonamos la ribera del Ebro y nos vamos hacia el norte por tierras de Labastida, hacemos nuestra primera parada en el lagar rupestre de Mugazabal, consta de una estructura excavada sobre un afloramiento rocoso vinculada a la explotación vinícola, para la transformación de la uva en mosto mediante el pisado, consta de una pileta, superficie en pendiente donde se efectúa el pisado de la uva, canal, conducto de unión entre pileta y torco, y del torco, depósito para recoger el líquido. Aprovechamos la parada para una breve explicación y para el avituallamiento.

Por pistas y siempre rodeados de viñas vamos haciendo camino, la niebla se empieza a despejar para dejarnos ver la silueta de Toloño, pisamos tierras de San Viente de la Sonsierra, llegamos hasta Labastida para volver a alejarnos hacia el lagar de Montebuena, aquí hay un conjunto con varias piletas, incluso una con una disposición para colocar una prensa de madera y aprovechar más la materia.

Siguiendo hacia el norte, atravesamos la carretera a Logroño, para adentrarnos, por detrás de la bodega de Torres, al lagar de Fonsagrada, también visitamos y nos refrescamos con el agua de la fuente del mismo nombre,  para continuar por el lagar de Las Piletas, adornado con su mesa bajo la encina para comer a la sombra.

Entre el laberinto de pistas, llegamos a la carretera hacia Rivas de Tereso, pasamos junto a una fosa con posibles fusilados de 1936, y por debajo de San Cristobal llegamos a la necrópolis de Remélluri, cientos de sepulturas escavadas en la roca, con la silueta humana, desde 30 cm. hasta de 2 metros. Posteriormente, junto a la bodega de Nuestra Señora de Remélluri, accedemos al camino del calvario o del machinbrao, un aficionado al arte ha dejado este camino vestido con sus esculturas de todo tipo.

Llegando al pueblo, desde la terraza de la ermita del Cristo podemos divisar la villa y unas vistas hasta San Lorenzo en la sierra de la Demanda, nos acercamos al lagar del pueblo y tras admirar la fachada de la iglesia de La Asunción y edificios colindantes, bajamos al polideportivo, ofrecido por la alcaldía a ducharnos.

Solo nos queda el poteo, que lo hacemos con gusto y la comida con mas gusto todavía en el restaurante, donde degustamos la comida típica del lugar para después entregarnos a los cánticos acompañados por las guitarras.

13 de septiembre, Bizibiltariak
Bidart – Hendaia

De Bidart a Hendaya, el Sendero del Litoral ofrece 25 kilómetros de panoramas grandiosos a lo largo de los más bellos paisajes de la Costa Vasca.
Llegamos en autobús a Saint Joseph, 3,5 Kms. ya comenzada la ruta, considerando que íbamos a andar mal de tiempo.

En la misma playa nos sacamos la foto y comenzamos este precioso recorrido por las Landas francesas, un continuo sube y baja, con muchas escaleras, camino muy bien acondicionado y de una belleza espectacular.

El día acompañaba, esta vez elegimos el mejor de la semana, unas pocas nubes a primera hora, pero pronto se abrió un cielo azul que nos acompañó durante toda la mañana.

A veces entre pequeños núcleos urbanos, sobre asfalto, apreciando la construcción de toda esta zona donde predomina las casas blancas con sus puertas y ventanas de madera pintadas en vivos colores.

Nos dirigimos hacia Guethary, para pasar por Cenitz y seguir en dirección a Archiloa, lugar privilegiado para la observación de las olas, uno de los sitios favoritos de los surfistas, de las mejores vistas de la Bahía de Bizkaia, que establece que los vascos siempre han vivido grandes aventuras en el mar, que eran piratas y grandes pescadores.

Nos acercamos a Saint Jean de Luz, preciosa bahía, no te cansas de mirar, hay que estar ahí, por lo que paramos a comer el bocadillo para tener mas tiempo para apropiarnos del paisaje, paseamos por sus playas, sus jardines, sus casa, sus puentes, su puerto…
Pisando asfalto llegamos a Ciboure, que comparte bahía y zona turística, playas, bares, aquí destaca la construcción de presas, Fort Socoa, los Recoletos.

A su salida, una sorprendente vista del litoral, por una parte el mar con sus acantilados puntiagudos para observar las ballenas, por el otro el hermoso panorama del Jaizkibel, de Penas de Aia y de Larrun.

Disfrutando del paisaje nos fuimos aproximando a Hendaia, pasamos junto al centro de talasoterapia y por el palacio de Abbadia para llegar a la playa, justo llegó el bus, nos cambiamos y nos acercó a Hondarribi, hasta el restaurante donde tras un poteo pasamos a la comida, animada por las viandas y después por las guitarras.

  • Recorrido: 21,372 Km.
  • Tiempo: 4,30 h.
  • Ascenso: 538 m.
  • Descenso: 559 m.
  • Participantes: 42, 16 mujeres y 26 hombres.
  • Enlace a las fotos.

Camino del Norte, Portugalete – Cobarón

6 DE SEPTIEMBRE DE 2017, BIZIBILTARIAK

Pasadas las vacaciones estivales ya volvemos a la rutina, toca madrugar para un nuevo recorrido, salimos de casa todavía de noche y como de costumbre en las marchas de los miércoles, lloviendo, lluvia que nos acompañó todo el camino.

Llegamos en autobús a Portugalete, donde iniciamos la marcha por un serpenteante bidegorri, llano y ancho, con una exuberante vegetación a ambos lados, la travesía es plácida pero muy monótona, junto al barrio de Nocedal, perteneciente a Ortuella, el monte Serantes, topónimo que hace referencia a un lugar poblado de endrinos, a 450 metros de altura, hace de pantalla frente al mar y el puerto de Bilbao.

Después entraremos en Gallarta, el barrio que ostenta la capital del municipio de Abanto y Zierbena, se suceden unas huertas del núcleo de Kardeo, en suave descenso por este valle de Somorrostro, llegamos hasta la playa de la Arena, entre la desembocadura del Barbadún y Peña Lucero.

Llegamos a La Arena, donde bajo un cobertizo dimos cuenta de las viandas que llevábamos y tras tomar un café para reanimarnos un poco, reanudamos nuestra marcha, tras atravesar la playa, lo que hizo cambiar el paisaje totalmente y tras subir unas 120 escaleras, nos posicionamos sobre el mar, adquiriendo unas vistas preciosas a pesar de la poca visibilidad que nos dejaba la fina lluvia que seguía persistente, un recorrido muy agradable viendo y oyendo las olas, este tramo, habrá que repetirlo con mejor tiempo, sin duda merece la pena.

Llegamos a Ontón y ya por carretera nos fuimos acercando a Saltacaballos, fueron las únicas cuestas de todo el trayecto, bajamos a la esplanada donde está el restaurante donde nos esperaba el autobús, por fin dejó de llover, nos cambiamos y pudimos celebrar, una vez más otro hito en el Camino, brindando por los cumpleañeros de los últimos meses.

Poco después nos acerco el bus hasta el restaurante donde tras un nuevo poteo pasamos a la comida, animada por las viandas y después por las guitarras.

  • Recorrido: 20,02 Km.
  • Tiempo: 4,50 h.
  • Ascenso: 538 m.
  • Descenso: 477 m.
  • Participantes: 38, 16 mujeres y 22 hombres.

Anillo verde de Vitoria
27 DE JULIO DE 2017, BIZIBILTARIAK

El Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz es el resultado de un ambicioso plan de restauración y recuperación ambiental de la periferia de la ciudad que persigue fundamentalmente recuperar el valor ecológico y social de este espacio a través de la creación de un continuo natural alrededor de la ciudad articulado por diversos enclaves de alto valor ecológico y paisajístico.

La salida se presenta espectacular por las zonas que bordea este circuito circular pero un poco temido por la cantidad de kms. a realizar.

Comenzamos junto al Buesa Arena (campo de baloncesto del Baskonia) y nos vamos en busca del final con mucha alegría, mucha camaradería y bien unidos en grupo, pasamos por la pista de la antigua vía de ferrocarril y nos vamos por Gamarra donde cruzamos la carretera general a Bilbao hacia Abetxuko, para después dirigimos hasta Zabalgana, parte opuesta y mas alejada de la salida, poco a poco nos acercamos a Armentia (famosa por sus romerías en San Prudencio), a la sombra de su precioso arbolado decidimos hacer un alto en el camino para meter calorías al cuerpo y reponer las fuerzas.

Después de un rato de descanso y costando arrancar, nos ponemos en marcha para lograr el fin, nos acercamos a Olarizu oliendo el centro de la ciudad pero de nuevo nos aleja, hay que dar un rodeo por su exuberante arbolado, antes de rodear el bosque (22 kms.) unas cuantas personas empiezan a notar el excesivo recorrido, el tiempo pasa y no llegamos a su final, dos personas (con buen criterio) deciden acortar 2 kms. el recorrido, al final bordeamos el parque de Salburua (espectacular) para encontramos felizmente con el bus, fin de la excursión, asearse, comentar alguna anécdota y a buscar una opípara comida que nos la merecemos.

Loiola – La Antigua, Zumarraga
12 DE JULIO DE 2017, BIZIBILTARIAK

Este largo recorrido se inicia en Azpeitia, en el conjunto monumental del Santuario de Loiola, impresionante conjunto monumental construido entre los siglos XVII y XVIII. Al pie de la mole calcárea de Izarraitz, nuestro camino se dirige a través de los collados de Igarate y Pagotxeta hasta la ermita de La Antigua en Zumárraga.

Iniciamos nuestro recorrido en el mismo Santuario de Loiola y arrancamos con una subida bastante pronunciada divisando enseguida y desde las alturas el entorno al santuario, las villas y caseríos se suceden a nuestro paso, Azkoitia y Azpeitia.

Tras cruzar un bosquete con bellos ejemplares de roble y haya y haber superado un fuerte desnivel se abren extensas panorámicas sobre Loiola y su entorno, continuamos ascendiendo, por los pinares, todos preciosos, limpios y cuidados que llaman la atención sus mantos verdes.

El camino bordea las faldas de los montes Samiño y Pagola y tras una continuada subida sin demasiado desnivel se alcanza el collado, la cima de la colina donde nos dispusimos a dar buena cuenta del alimentos que se llevaban para reponer fuerzas.
Comenzamos el descenso y fue corto pero un poco arriesgado pues era de piedra con hierba y resbalaba (había que ir atento) y sin mas alcanzamos la ermita de La Antigua, preciosa, hicimos una pequeña visita guiada y a continuación a comer acompañados como ya es habitual de unas canturriadas.

Ruta del vino y el pescado, G.R. 38. Etapa 7 Gernika – Bermeo

Iniciamos esta última etapa del GR-38 en la localidad de Gernika. El día está luminoso, algo increíble después de una noche pasada por agua. Recorreremos en dirección norte la calle de Iparraguirre donde aprovechamos para hacernos una foto junto a la estatua del Lendakari Jose Antonio Agirre, para seguidamente girar a la izquierda por la calle San Roque. Abandonamos la Villa Foral por la calle de Pedro de Elejalde cruzando el barrio de Santa Ana.

En la siguiente encrucijada de caminos asfaltados, seguiremos dirección a la basílica de San Cristóbal a través del barrio de Urberuga. Superaremos, en dirección a la cantera, dos cruces de caminos y el arroyo Olaeta para a continuación proseguir a la izquierda por terreno asfaltado.

Una pista de grava que transita por el límite que forman el bosque de la ladera y los pastos de la llanura del valle nos introduce en un frondoso barranco. La pista desemboca en una senda que zigzaguea para ganar la cabecera del barranco. El itinerario alcanza el collado junto al caserío de Urtxurrina y la carretera.
Giraremos a la derecha siguiendo el asfalto, pasando junto a los caseríos de Kortabille y Artolane. La carretera da paso a una pista de grava que inicia un suave descenso a través de un bosque mixto, para a continuación surcar plantaciones de pinar y eucaliptos, llegando al barrio de Altamira donde aprovechamos para darnos un descanso y avituallarnos.

Nuestra ruta prosigue por una pista asfaltada que se interna en el barranco y enseguida se desvía a la derecha, por una senda serpenteante que va ganando altura a través de extensos pinares. La senda remonta el barranco tributario del arroyo Sollube y desemboca en una pista por la que giraremos a la izquierda en ligero ascenso hasta el caserío Iturbe.

La pista asfaltada nos conduce en ascenso hasta el caserío de Atxirikaurre, y continúa llaneando hasta encontrar una bifurcación a la izquierda que conduce a un agroturismo y al monte Iturrieta, proseguimos entre pastizales con vistas sobre las playas, con un aroma a eucalipto que nos embriaga, pero el ambiente de sol se torna en nube para seguido pasar a una lluvia fina que nos acompaña hasta llegar a Bermeo.

Se inicia el descenso por el asfalto hasta alcanzar la carretera, lugar donde confluyen los arroyos que dan nacimiento al arroyo Artigas. Nuestro último tramo de este sendero prosigue por la carretera siguiendo el curso de agua, entre caseríos y algunas fábricas, el aroma marino guiará nuestros pasos hasta el puerto, punto final de esta histórica ruta.

Después de 170 Kms. Y de mas de 4000 metros de desnivel acumulado, atravesando pueblos y montañas, en días con agua, nieve y bajo un sol de justicia, llegamos a Bermeo, la primera Villa de Bizkaia, en otrora, Capital del Territorio Histórico de Bizkaia. Un bonito paseo.

  • Recorrido: 18,80 Km.
  • Tiempo: 4,50 h.
  • Ascenso: 767 m.
  • Descenso: 762 m.
  • Media: 3,8 Km/h.
  • Participantes: 39, 13 mujeres y 26 hombres.

Si haces clic en este enlace, podrás ver el álbum de fotos de esta actividad.

Camino del Norte. Etapa 7: Bilbao – Portugalete

Hoy iniciamos la etapa en la capi, Bilbao, arrancamos en la mismísima Basílica de Nuestra Señora de Begoña, nuestra amatxu, lo primero fue amarrar la concha típica de peregrino a la mochila, que nuestro compañero Pedro nos había preparado como distintivo, de aquí nos dirigimos escaleras abajo, en busca del Casco Viejo y la Catedral del Santo Patrón Santiago Apóstol.

Pasamos por el puente típico San Antón, el primero de la villa, donde se cobraban los impuestos a lo que llegaba por el mar, callejeando por Autonomía y otras mas, llegamos a Basurto, ya abandonando la capital de Bizkaia por una cuesta mas que respetable en dirección hacia Castrejana, la vieja salida hacia Castilla, una nueva subida nos acerca a la ermita de Santa Agueda, donde dicen se celebra una gran fiesta en su día, a donde acuden todos los vecinos circundantes, de aquí, ya toca bajar, nos adentramos en Cruces donde reponemos fuerzas para afrontar el siguiente tramo.

Con paso firme Cruzamos Barakaldo, donde la gente nos miraba con sorpresa diciendo: ¿a donde irán estos jubilados? con un poco de envidia por parte de algunos, ya divisando el gran Puente Colgante mas elegante de Portugalte, nos acercamos hasta la preciosa iglesia de Santa María, final de nuestra etapa.

Tras hacernos una foto con el fondo del centenario Puente de Bizkaia, nos dispusimos a comer, nuestras bien ganadas viandas, luego, las amigables canturriadas.

  • Recorrido: 20,85 Km.
  • Tiempo: 4,44 h.
  • Ascenso: 405 m.
  • Descenso: 430 m.
  • Participantes: 27, 9 mujeres y 18 hombres.

En este enlace podéis ver las fotos de esta salida.

Ruta del vino y el pescado, G.R. 38. Etapa 6: Durango – Gernika

Hoy iniciamos la etapa en Durango, pronto, es etapa larga y con mucha prisa y poco entendimiento, mientras unos dejaban las bolsas de ropa para cambiarse a la llegada, otro ya han iniciado el camino, estos subieron por Goiuria, mientras los últimos han cogido el camino mas corto hacia San Juan de Momoitio, por la ruta del Camino de la Ruta del Vino y el Pescado, todos en dirección a la Forestal. En el cruce de Santa Catalina se nos unen otras cinco personas que vienen de Garay, seguimos hasta encontramos en la Forestal y de aquí ya todos junto nos lanzamos hacia nuestra meta, Gernika.

Nos fuimos dirigiendo hacia Maume, menudo repecho nos reservaba, la gente callando y con buenas gotas de sudor, en un momento dado la pista desciende en busca del portal de Maume, lugar que enlaza con la GR 229, proveniente de Oromiño.
La pista desciende hasta el fondo del valle que recorre el arroyo Undokonta aunque con muchas dudas sobre el itinerario pues con el corte de pinares también se han ido las marcas del camino.

Hicimos un alto en el camino para reponer fuerzas y al poco tiempo, toma, otro repechito de los de resoplar, después de pasar Albiz nos vuelven a entrar dudas sobre el itinerario a seguir, no había marcas, el GPS nos dice que adelante, parce que nos marca bien, pero es una señora de un baserri quien nos confirma que vamos bien y que nos quedan 8 km. para llegar a Gernika, seguimos ya con más confianza pero con muchos sobresaltos.

Ya bajando todo era más fácil, a la entrada, junto a la empresa Maier, nos esperaban nuestros compañeros con las bolsas de ropa para cambiarnos tras una buena sudada, un poco más adecentados entramos Gernika en busca del restaurante, donde tras refrescar nuestras gargantas paramos a degustar un apetitoso y abundante menú. Café, chupito y buenas canturriadas con nuestro acostumbrado buen acompañamiento de guitarras.

  • Recorrido: 26,20 Km.
  • Tiempo: 6,45 h.
  • Ascenso: 787 m.
  • Descenso: 1045 m.
  • Media: 3,9 Km/h.
  • Participantes: 38, 16 mujeres y 22 hombres.
  • Álbum de fotos en este enlace.

Camino del Norte. 6  Gernika – Bilbao

Hoy iniciamos la etapa en Gernika, el recorrido es largo y ha habido que madrugar, a las siete y cuarto ya estamos en camino.

Atravesamos la villa foral, pasamos junto a La Casa de Juntas y el célebre Árbol de Gernika para dirigirnos hacia Rigoiti, una subida bastante fuerte, por sendas intrincadas, entre caseríos y pastizales, mientras vamos disfrutando de un paisaje que en otro tiempo recorrieron antiguos reyes, en pos del juramento foral. En un sube y baja continuo, entre pinos y eucaliptos nos vamos dirigiendo hacia Larrabetzu, pasando por las faldas del Bizkargi y junto al rio Butrón, ya visitado por nuestro compis de Biziondo.

Ya en Larrabetzu hemos hecho un alto en el camino para el avituallamiento y reponer fuerzas, continuamos nuestra marcha pasando por Zamudio y de aquí encarar unas más que pronunciadas subidas hasta el monte Avril. Desde aquí se divisa el gran Bilbao y una buena parte de nuestros preciosos montes, Mugarra, Pagasarri, Ganekogorta… Después en una pronunciada bajada, con un sinuoso recorrido nos presentamos junto a la Catedral de Begoña, nuestra amatxu, donde damos por finalizada la etapa.

El bus nos acerca a Bolueta y aquí si que vamos a reponer fuerzas con fundamento, después, amenizado por nuestros guitarristas disfrutamos de las canturriadas de costumbre y algún que otro baile.

Incidentes: de salida y en el mismo Gernika, un fuerte golpe contra un bolardo metálico ha restado fuerzas a uno de nuestro compañeros y ha mermado la marcha y ya en el comedor una lipotimia leve, sin pasar a mayores.

Aquí está el enlace al álbum de fotos de la jornada.

  • Recorrido: 31 Km.
  • Tiempo: 7 h.
  • Cota máxima: 327 m.
  • Cota mínima: 80 m.
  • Participantes: 35, 13 mujeres y 22 hombres.

Camino del Norte. 5 – Markina – Gernika (5 de abril de 2017)

Hoy iniciamos la etapa en Markina, nos hemos acercado hasta aquí en el autobús en una mañana ligeramente lluviosa (para no variar) pero con el cambio de hora, ya es de día y esperamos que levante.

Se quedan en la salida tres personas para sellar las credenciales, que por cierto han aumentado ya que algunas personas la habían solicitado. Nos encaminamos por Iruzubieta y subimos hasta el barrio de Altzaga. Junto al acceso a un caserío torcemos a la derecha y entre pinos y portillos llegamos pronto al barrio de Arta, correspondiente ya al municipio de Ziortza, Bolibar, llegando a la colegiata de Zenarruza donde nos hacemos la foto de grupo. Bajo un arco (junto a la ventana de arriba luce el escudo del águila con la calavera, cuya leyenda se explica en el panel informativo) y cruzamos el jardín. La antigua colegiata es gótica y también se puede visitar el claustro.

Reanudamos el descenso hacia la cuenca del río Lea por una ladera y una complicada pendiente, con riesgo de caídas, una pista nos acerca a Gerrikaitz, y tras cruzar el río Lea entramos ya en Munitibar.

El recorrido desemboca junto al barrio de Berriondo, del municipio de Mendata. hay que mencionar en lo positivo que antes de Atisbar, en un tramo han mejorado el recorrido instalando unas escaleras de madera muy agradables al paso.

Ya divisando Gernika y después de pasar Ajanguiz nos sorprendemos que nos alcanzan los sherpas que se nos habían adelantado para sellar las credenciales pero que se habían extraviado en un cruce, han tenido que hacer unos km. Demás, poco despues ya alcanzamos Gernika sin mas y todos juntos.

Nos cambiamos en el albergue (cedido con mucha atención) nos acicalamos un poco y nos dirigimos a comer opíparamente y después nuestros guitarristas nos deleitan con sus sones y les acompañamos con unas canciones y finito. Podéis ver las fotos de la salida haciendo clic aquí.

  • Recorrido: 26 Km.
  • Tiempo: 6,14 h.
  • Cota máxima: 350 m.
  • Cota mínima: 10 m.
  • Desnivel acumulado 824 m.
  • Participantes: 35, 15 mujeres y 20 hombres.

Ruta del vino y el pescado, G.R. 38. Etapa 5:  Otxandio – Durango

Hoy iniciamos la etapa en Otxandio, nos hemos acercado hasta aquí en el autobús de línea que la compañía Cuadra muy amablemente ha puesto a nuestra disposición. Abandonamos la localidad de Otxandio continuando en dirección hacia Olaeta y Urkiola, cruzando el arroyo de Santa Engracia, entre prados y cultivos limitados por orlas de pinares y hayas trasmochas.

La ancha pista mantiene un suave y continuo ascenso, recientemente restaurada y que que presenta varios tramos de barro que vamos sorteando a nuestro paso para a continuación, adentrarnos en el Parque Natural de Urkiola. La ruta se mantiene prácticamente llana hasta alcanzar el Santuario de Urkiola, atravesando plantaciones forestales de pinar y algunos rodales de hayas y alisos. Aprovechamos el refugio para hacer nuestra parada, reponer fuerzas y disfrutar de tan maravilloso paraje, nos hacemos una foto en Las Cruces y continuamos por camino el antiguo camino que se dirige a Mañaria entre brezos y algunas tímidas hayas.Descendemos el puerto de Urkiola, transitando muy próximos a la carretera general.

Enseguida se abre ante nosotros la majestuosidad rocosa de Urkiola; a nuestra izquierda el Untzillatx, cortado a pico sobre el río Atxarte, hendidura que lo separa del cordal rocoso que conforman los montes Aitxiki, Alluitz y Anboto. La senda cruza una pista de tierra y prosigue por una senda que ahora mira al Untzillatx. Pronto alcanzamos la carretera, desde donde nos dirigiremos por la pista herbosa que asciende a la izquierda del caserío de Gaztelu, pasando junto a un hermoso *calero* y una fuente.
La pista, que se introduce en un pinar, asciende ligeramente para a continuación mantenerse horizontal hasta alcanzar el collado que separa el monte Elosua de la mole caliza de Untzillatx.

Nos desviaremos de la pista principal tomando una bifurcación a la izquierda, pronto que encontraremos junto al camino la ermita de San Martín, desde este punto la pista se lanza apresurada y serpenteante en busca del fondo del valle, franqueado por pastizales donde pasta apacible el ganado, el camino, vestido por muros de piedra, nos guía hasta la entrada de Mañaria. Atravesamos la población siguiendo por la carretera principal, pasando junto a las canteras, llegando a Izurtza, nos desviamos hacia el merendero, nos desviamos hacia Artabilla por el sendero de la GR Mikeldi para luego deslizarnos a Durango hasta llegar al centro histórico, punto final de esta etapa y ha aguantado sin llover. Podéis ver el álbum de fotografías si hacéis clic en este enlace.

  • Recorrido: 20,50 Km.
  • Tiempo: 4,55 h.
  • Cota máxima: 808 m.
  • Cota mínima: 118 m.
  • Participantes: 37, 13 mujeres y 24 hombres.

Camino del Norte. 4 – Deba – Markina-Xemein (8 de marzo de 2017)

Poco antes de amanecer y el bus ya está en marcha hacia nuestro nuevo destino, hoy empezamos la nueva aventura del Camino del Norte en Deba, pueblo costero, nos despedimos del mar por unas etapas, vamos en dirección a Markina.

  • Recorrido: 24.3 Kms.
  • Duración:  6,06 h.
  • Altitud max.: 543 m.
  • Cota min.:    4 m.
  • Ascenso acumulado: 795 m.
  • Descenso acumulado: 746 m.
  • Grupo compuesto por 36 personas, 14 mujeres y 22 hombres.

Hoy tenemos un día precioso, las previsiones eran buenas , pero las lluvias de ayer hacían presagiar lo peor; sin embargo, vemos el sol desde el inicio.

No podemos sellar las credenciales al inicio de la marcha y un grupo de serpas se hace cargo, esperando, pronto nos darán caza. Cruzamos las vías y posteriormente la ría, tomamos la carretera que se dirige a Mutriku y en 150 metros cogemos un desvío a mano izquierda,aquí comienzan las primeras rampas, que abundarían a lo largo del camino. La visión del mar y el ambiente rural de prados y cabañas de ganado, nos alzan hasta la ermita del Calvario de Maia. El lugar, con la vista parcial de Mutriku, bien merece un respiro y una mirada al mar.

Retomamos la marcha por la pista asfaltada, flanqueda por el vía crucis, cruzamos la carretera. Enseguida nos sumergimos en una senda sombría donde tendremos que sortear varias portillas de madera dirigiéndonos hacia  Olatz. Seguimos ascendiendo por pista y más tarde por bosque hasta superar tímidamente la barrera de los 500 metros de altitud. En plena subida pondremos pie en Bizkaia, aunque no se ve señalización alguna de la muga, y ya en descenso, por pista, paramos para reponer fuerzas y reagruparnos.

Continuamos la pista hasta el caserío y collado Arnoate, donde podemos refrescarnos en la fuente, las pistas suben y bajan, a veces tenemos que sortear grandes chacos haciendo malabares, mientras nos acercamos al destino.

Acometemos una rampa que a estas horas nos parece brutal, sobre todo por la sorpresa que provoca, que se merienda de un plumazo un desnivel de 60 metros. Una vez superada tenemos acceso al valle del Artibai y comenzamos a bajar por una pista hasta un rellano, dando paso a una complicada bajada, se hace larga y conviene medir los pasos e ir con precaución. 

A la vera del Camino también se sitúa la ermita de San Miguel de Arretxinaga, del XVIII y de planta hexagonal. Merece al menos una visita breve para ver su origen: las tres piedras que forman la capilla y guardan equilibrio entre sí, llegando a nuestro destino,Markina-Xemein .

Posteriormente se pasó a degustar una merecida comida muy reconfortante y disfrutando posteriormente de nuestro cancionero con acompañamiento de guitarras.

Podéis ver las fotos de esta salida haciendo clic aquí.

Ruta del vino y el pescado, G.R. 38. Etapa 4B: Alto de Arlaban – Otxandio

22 de febrero de 2017. La mañana está fresquita y antes de amanecer, a las 7:15 horas, el bus parte de Durango para ir recogiendo gente en  Matiena, Bérriz y Elorrio.

Se comienza esta ruta en el alto de Arlabán, junto al bar Ametza, nos deja el bus y comenzamos nuestra tarea, durante un tramo rectilíneo siguiendo el trazado del tren Vasco Navarro pasamos por lo que fue la  estación de Villarreal, todo ello envueltos en una niebla húmeda que nos hace gotear la punta de la nariz. El camino alcanza la carretera A-3006 por la que continuaremos para bordear el campo de golf Larrabea. Continuamos por la pista forestal que sale a nuestra derecha, transitando entre repoblaciones de coníferas que alternan con el pastizal.

Por una larga escalinata subimos hasta Villareal – Legutio, donde reponemos fuerzas y hacemos un pequeño descanso, tras el que nos lanzamos de nuevo a la carretera que se dirige a Aramaiona, en varias ocasiones confluimos el GR-38 con el GR-25.

Proseguiremos en un terreno de sube y baja, entre pinares y cipreses iniciamos el descenso hacia las orillas del pantano de Albina, donde vemos los primeros rayos de sol.

Una senda a nuestra izquierda serpentea entre las coníferas, bordeando la orilla del embalse. La senda nos conduce al cruce de la carretera para comenzar el suave ascenso que nos llevará a los pies del Mirugain surcando bosques de hayedos, algunos acebos y las omnipresentes plantaciones de coníferas.

En un momento dado se abandona la pista para proseguir a nuestra derecha en acusado descenso. Entre el frescor que nos regala el hayedo vamos descendiendo describiendo curvas para salvar las vaguadas de arroyos estacionales.

El sendero se une a otra vereda por la que continuamos a nuestra izquierda, transitando por un agradable paraje salpicado de robles, hayas, acebos y sauces. Cruzaremos la carretera que se dirige a varios caseríos para tomar una senda que se interna en un trasmocho hayedo.

El camino serpentea, cruza el río Olaeta por un puente de cemento y se interna en una zona con hayas, robles y avellanos. Nuestra ruta desemboca en la carretera de Otxandio a Olaeta en el caserío Etxebarri. Tan sólo nos queda recorrer los últimos metros tras superar la rotonda y cruzar el río Urkiola para llegar a Otxandio, punto final de esta etapa.

Hemos llegado con tiempo y con sol y ya para quedarse, en la plaza nos hacemos unas fotos  y brindamos con sidra y txakoli, un par de canturriadas y a Urkiola a comer.

La comida espléndida, productos de la tierra y de nuestros mares y el ambiente insuperable, tras los postres y acompañados por Mikel y su guitarra, cantamos hasta romper nuestras gargantas, notamos una falta de entrenamiento, pero ya iremos ensayando, tal vez haya que pensar en crear un coro en Bizidun. Si hay un director, que de un paso al frente, le seguiremos.

Recorrido: 20,40 Kms.

Duración:  4,07 h.

Altitud max.: 700 m.

Altitud min.:  552 m.

Ascensos: 319 m.

Descensos: 345 m.

Grupo compuesto por 34 personas, 13 mujeres y 21 hombres.

Aquí está el enlace a las fotos de la salida.

Camino del Norte. 3 – Zarautz – Deba (8 de febrero de 2017)

De nuevo hubo que madrugar para iniciar la nueva aventura, el tiempo no da buenos augurios y se teme lluvia a intervalos pero  los valientes del grupo Biziltariak no dan img-20170131-wa0022un paso atrás para enfrentarse a la nueva etapa del Camino de Santiago entre  Zarautz y Deba.

Recorrido: 22,6 Kms.

Duración:  5,35 h.

Altitud max.: 275 m.

Grupo compuesto por 33 personas, 12 mujeres y 21 hombres.

Se inicia la marcha con unos ligeros rayos de sol; tras sellar las credenciales  el grupo comienza la ascensión hacia la Emita de Santa Bárbara por donde tienen que soportar la primera granizada, es suave y de nuevo sale el sol levantando los ánimos de los peregrinos, las vistas empiezan a ser espectaculares al divisar el ratón de Guetaria.

El camino es agradable, paseo entre los viñedos típicos de esta zona costera, de los que luego elaborarán el rico txakoli, poco a poco el grupo se va deslizando hacia Zumaya, haciendo un alto en el camino para reponer energías.

De nuevo en camino, se lanzan hacia Itziar contemplando los preciosos paisajes de la costa, una vez alcanzada esta, se lanzan al final de la etapa, Deba, felicitándose por el buen tiempo del que al final se ha podido disfrutar.

Posteriormente se pasó a degustar una merecida comida muy reconfortante y disfrutando posteriormente de una sobremesa, como siempre inigualable.

Haz clic aquí para ver las fotos de la salida.

Ruta del vino y el pescado, G.R. 38. Etapa 4: Estibaliz – Ullibarri

25 de enero de 2017

El frío ha sido el principal reto a combatir en este día en el que  los valientes del grupo Biziltariak no se arredraron para realizar su etapa de la Ruta  del vino y el pescado de Andollu a Ullibarri.

Alas 7,15 horas el bus parte de Durango para ir recogiendo gente en   Matiena, Bérriz y Elorrio.

Recorrido: 22,400 Kms.

Duración:  5,20 h.

Altitud max.: 698 m.

Ascensos: 228 m.

Descensos: 150 m.

Grupo compuesto por 34 personas, 13 mujeres y 21 hombres.

Se comienza esta ruta en Andollu, 550 m. donde se terminó la 3ª etapa por la gran nevada, dirigiéndonos hacia Estibaliz, a estas horas la temperatura en la Llanada Alavesa es de -5º C.

En Estibaliz, 600 m. se puede contemplar su Santuario, una joya del románico alavés, continuamos el un ligero descenso hacia el pueblo de Oreitia, en su entrada el palacio renacentista de los Lazarraga-Guevara S. XVI. 

Seguimos llaneando dirigiéndonos hacia Arbulo, en dirección hacia el pantano al que bordeamos y accedemos a Mendibil 515 m. y Amarita 530 m. de donde hemos atacado al alto de Urbina 698 m. de aquí a Ullibarri Gangoa donde disfrutamos de una apetitosa comida y de las caricias del sol del mediodía.

Para ver las fotos de esta salida, haz clic aquí.

La Ruta del vino y del pescado

01-vinedos-rioja-alavesaLa Ruta del Vino y el Pescado atraviesa la Reserva de la Biosfera de Urdaibai en Bizkaia, enlaza con la comarca de Lea-Artibai en esta misma provincia y se prolonga hacia Àlava. Es el itinerario que se utilizaba para el intercambio de esos bienes —vino y peces— entre la costa y el interior. Pero por ella se transportaban también otros productos: trigo, hierro vizcaíno y lana castellana fundamentalmente.

La Ruta del Vino y el Pescado ha cumplido un papel significativo en la historia del País Vasco. Además de ser durante muchísimos años la vía por la que se encauzaba el comercio de estos dos alimentos, funcionó también como un importante canal de distribución mercantil y de relación social.

La exportación de pescado se realizaba sobre todo en invierno. En esa época del año los arrieros se acercaban a la cofradía de pescadores de Bermeo para comprar mercancía fresca. Las bajas temperaturas invernales y los cambios de nieve que efectuaban por el camino, permitían que la carga se conservase en aceptables condiciones hasta llegar a su destino.

Al amparo del intercambio comercial de pescado y cereales comienza a circular en este mercado un producto de lujo: el vino. Enseguida adquirirá gran importancia, desplazando al tradicional chacolí vizcaíno, cuyo consumo se tratará de proteger prohibiendo la entrada de los caldos riojanos. Vano empeño, ya que los vascos terminarán por ser los principales receptores de la superproducción de vino de Rioja.

Junto a los hitos monumentales más reputados que se suceden en el espacio por el que deambulaban los arrieros (casas-torre, caseríos, palacios, iglesias y ermitas), y de toda una serie de elementos menores (fuentes, lavaderos, neveras, caleros, seles) presentes en el mismo, hay además desperdigados en su territorio algunos emplazamientos protoindustriales ligados a la explotación del hierro y la transformación del grano (ferrerías y molinos, sobre todo).

Camino del Norte . Etapa 2: San Sebastián-Donostia – Zarautz

img-20170111-wa0051

11 de enero de 2017

En un día pasado por agua los valientes del grupo Biziltariak no se arredraron para realizar su etapa del Camino de Santiago entre  Donosti y zarautz.

Madrugón para ir recogiendo gente en Elorrio, Bérriz, Matiena y Durango.

Recorrido: 23,630 Kms.

Duración:  5,44 h.

Velocidad media: 4,11 Km/h.

Altitud max.: 347 m.

Ascensos: 512 m.

Descensos: 529 m.

Grupo compuesto por 40 personas, 13 mujeres y 27 hombres.

Día muy lluvioso que nos obligó a variar en parte la ruta, teniendo que ir por carretera mas de lo que nos hubiese gustado y que nos privo de los espectaculares paisajes del litoral.

Al pasar por Orio nos dio tregua la lluvia, pudimos disfrutar del recorrido entre sus viejas calles, la Iglesia de San Nicolas de Bari y tras atravesar el puerto, nos dirigimos hacia Zarautz, con mas agua.

Comida muy reconfortante y en animada convivencia.

El monte Igeldo enseña al inicio sus fauces, pero se amansa fácilmente y recompensa con una panorámica privilegiada de San Sebastián. La senda jacobea continúa atravesando Igeldo, entre zonas residenciales y caseríos y con el Cantábrico como telón de fondo. Un buen calentamiento para atravesar el cordal de Mendizorrotz, sinuoso y a su vez rico en barro y antiguas calzadas, y descender hasta la villa marinera de Orio, hito del Camino del Norte gracias a Rosa Arruti, excelente embajadora y pionera en la acogida de peregrinos por estas latitudes. Un último repecho al Talaimendi, con fragancia de txakoli incluida, ofrece otra gran estampa, esta vez de Zarautz y su interminable playa.

Las fotos de la salida las podréis ver si hacéis clic aquí.

Anuncios